Nacional
En Tabasco

Evita AMLO protesta; se va por otra puerta

Al menos 785 personas no han recibido ayuda tras las inundaciones de octubre y noviembre pasados

Jorge Ricardo
Agencia Reforma

jueves, 01 abril 2021 | 06:00

Villahermosa— Una manifestación de damnificados por las inundaciones de octubre y noviembre pasado afuera del aeropuerto de la capital de Tabasco contradijo todo el discurso de cifras que había dado el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien fue obligado a salir por una carretera de terracería para no enfrentar a los inconformes.

“¡Ya se largó!”, gritó desilusionada una mujer que participó durante tres horas en el bloqueo a la entrada al aeropuerto Leandro Rovirosa para denunciar que al menos 785 personas que fueron censadas para recibir el apoyo de 10 mil pesos y enseres domésticos y a la fecha no han recibido nada.

“El presidente hoy viene a la evaluación de lo que se gastó de los folios pagados en las inundaciones, cuando nosotros, que somos un grupo de 785 personas, y no nos han pagado ni nos han dado la cara”, acusó José Luis Rivera, del Ejido Colorado, en Teapa.

Unas 200 personas bloquearon desde las 11:00 horas la entrada al aeropuerto, incluso la salida de la zona aduanal por dónde López Obrador huyó en diciembre pasado de una manifestación parecida.

“Perdimos nuestras casas, todo se fue al agua, los cerditos se ahogaron y los que no, se murieron de hambre y ni censo nos dieron, a otros al menos les dieron un folio y no les pagaron, pero a nosotros ni eso”, dijo Ángeles Morales, quien cargó una pancarta con fotos de su casa bajo el agua en Comalcalco.

Cuando terminó el informe del presidente, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López y el secretario de Bienestar, Javier May, salieron supuestamente a negociar con los inconformes pero ese momento fue aprovechado por López Obrador para salir por otra puerta que daba a un camino de terracería.

En represalia, los manifestantes impidieron la salida de López y May con quienes se enfrentaron a codazos. May se hizo de palabras con un ciudadano que lo había empujado, y como no lograron salir, aceptaron negociar con los inconformes.

Cuando ya se había ido Andrés Manuel, supuestos policías vestidos de civil comenzaron a detener a los manifestantes. Se llevaron a tres de ellos en patrullas de la Policía estatal.