Esperanto, el idioma idealista

Alrededor de 2 millones de personas en el mundo lo hablan, en México superan el millar, idioma creado en 1887 para que personas puedan comunicarse sin importar nacionalidad

Reforma
domingo, 19 mayo 2019 | 06:20
Reforma

Ciudad de México— El idioma esperanto, inventado en 1887 por el médico polaco Luis Lázaro Zamenhof para que cualquier persona se comunique sin importar su lengua materna, halló en México tierra fértil para germinar.
Algunos por curiosidad, otros por simpatía con los principios humanistas del oftalmólogo, o motivados por el afán de viajar, los esperantistas del país superan el millar, calculó Carlos Velazquillo, estudiante de la licenciatura en Derecho en la UNAM, quien descubrió este lenguaje mediante la exploración de propuestas musicales de geografías remotas.
Se estima que la comunidad mundial de esperantistas ronda los 2 millones, mientras que la plataforma popular Duolingo, para aprender idiomas en internet, fundada por el guatemalteco Luis von Ahn, el "Mark Zuckerberg latino", registra 300 mil hispanohablantes, la mayoría mexicanos, informó la maestra en Ciencias Mallely Martínez, presidenta de la Federación Mexicana de Esperanto.
"Si hablamos de números puede parecer poco en comparación con la población, tanto nacional como internacional, una proporción tan pequeña que ni se ve.
"Si la quisieras dibujar, sería un punto por ahí, pero si ves lo que hacen esas personas, la dimensión cambia: los esperantistas en el mundo, y en México, se identifican por el deseo de unión, de fraternidad, de cooperación, incluso de mucho idealismo, pueden casi morir por los ideales", destacó Araceli Aguilar, especialista en informática y esperantista desde hace una década.
Aquel "punto" en el mapa que representan los esperantistas es pequeño, pero no menor si se consideran sus integrantes en 132 años de historia, entre ellos el legendario actor Charles Chaplin, cuya película El gran dictador -parodia de Adolfo Hitler- incluye letreros en esta lengua como parte de la escenografía; el filólogo J. R. R. Tolkien, autor de El Señor de los Anillos, y los también escritores Leon Tolstoi y Julio Verne.


Proyecto incómodo
El proyecto de un segundo idioma común a todo el mundo y que abogaba por la comprensión entre las personas y los pueblos, enfrentó durante la Segunda Guerra Mundial la persecución de Hitler y de la dictadura de Stalin en la antigua Unión Soviética, pues le consideraban una lengua de espías y obra de un judío para pequeños burgueses, relató la publicación Enlace Judío.
"El senador estadounidense McCarthy, conocido por su anticomunismo, consideró al esperanto como 'casi sinónimo' de simpatía hacia el comunismo", añade.
Zamenhof, originario de Bialystok, poblado que congregaba a comunidades de diversas procedencias, atestiguó en su niñez cómo comprar un pan podía derivar en una golpiza si era solicitado en un idioma distinto al ruso.
Políglota, el médico forjó una lengua de alcances internacionales, sencillo en comparación con otras debido a su construcción lógica, con base en afijos y reglas gramaticales sin excepciones, destacó Mallely Martínez y señaló la condición propedéutica del esperanto, pues facilita el aprendizaje de otros idiomas.
Setenta y cinco por ciento del vocabulario del esperanto procede de las lenguas romances (principalmente latín, italiano y francés), 20 por ciento de las germánicas (alemán e inglés) y 5 por ciento del resto de los idiomas del mundo (entre estos el japonés), detalló Enlace judío.


Comunidad curiosa
Primero la curiosidad acercó a Carlos Velazquillo al idioma, hace un año, luego conoció la filosofía del esperanto, el homaranismo, y optó por seguirla, además de obtener su certificación para impartir cursos en el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER).
"El hecho de que se considere al otro (así viva al otro lado del mundo) igual a ti no es algo nuevo, sin embargo muy pocas doctrinas han tomado esto tan en serio como el esperanto, que persigue una igualdad a través del idioma. He conocido a gente de Cuba, de Corea, de Francia y de mi País que aprecio muchísimo: el esperanto es la herramienta para conocer gente que te deje algo", valoró.
Aguilar subrayó la relación filial que construyen los integrantes de la comunidad esperantista, capaces de compartir el pan y la sal apenas se conocen, como ocurre en los congresos.
"Mi familia ha crecido, y eso cambia la vida", aseguró.
Aunque no existe un registro exacto de los hablantes de este idioma, lo cierto es que internet expande sus alcances, señala Martínez.
"Ya es un gran avance que, por ejemplo, la interfaz de Google se pueda configurar en esperanto, que lo incluya dentro de su traductor de idiomas o que wikipedia tenga una versión en esta lengua", enumera la presidenta de la federación de esperanto.
La red también hospeda a la disquera francesa Vinilkosmo, que, produce y distribuye en línea álbumes en esperanto (https://www.vinilkosmo-mp3.com).
Si algo identifica a los esperantistas, coinciden Velazquillo y Aguilar, es la libertad y la curiosidad, sin restricción de formaciones académicas o edades.
"La gente que he conocido en el esperanto es en extremo curiosa y sabe otras lenguas, como el inglés o el francés o totonaca", comenta el universitario.
No faltan quienes aprenden esperanto en protesta contra la hegemonía lingüística del inglés, como sucede en Estados Unidos o Canadá, informa Aguilar.
"Es interesante mencionar que una cantidad importante de esperanto-hablantes se caracteriza por tener cierta consciencia social, inclinándose por movimientos alternativos como, por ejemplo, los relacionados con la protección a lenguas y grupos minoritarios, el veganismo y vegetarianismo, el ecologismo, etcétera", refiere Martínez.


Puertas abiertas a viajeros
La fraternidad del esperanto ha propiciado el Pasporta Servo, un servicio gratuito de hospedaje que se ofrece entre esperantistas de diversas partes del mundo. A través de él se tiene la posibilidad de conocer personalmente a otros esperanto-hablantes, practicar el idioma y experimentar de manera directa la forma de vida en otras ciudades.
"Las personas que son de la idea de difundir el homaranismo de Zamenhof dicen que no es lo mismo un esperantista que únicamente pasea a través del esperanto, que quienes dedican su vida a difundirlo, enseñarlo y conocerlo, pero si el esperanto no hace discriminaciones, menos las hará en esta cuestión de definir quién vale más o menos como esperantista", advierte Araceli Aguilar.
El esperanto es terco, dicen los entrevistados: una utopía que trasciende siglos, sostenida por los hilos del ideal del entendimiento y de un mundo sin guerras.

De los libros y el cine
El esperanto es la lengua artificial más exitosa en la historia, frente a otros proyectos que aspiraban a una comunicación universal, como el Volapuk, el Ido, el Novial, el Occidental, la Inter lingua o el Inglés Básico.
Su estructura permite incorporar, además, las palabras que surgen en la actualidad, como las tecnológicas, con la respectiva validación de la Academia de Esperanto, refieren los hablantes Carlos Velazquillo y Araceli Aguilar.
Las lenguas artificiales se han propagado también en el ámbito de la ficción para la creación de mundos imaginarios, universos ficticios y paralelos en los que todo cabe, anota Leticia Gándara, de la Universidad de Extremadura.
Refiere como ejemplo las élficas, de Tolkien, o el Dothraki y el Valyrio creados por David J. Peterson para Juego de Tronos.
Otros ejemplos provenientes de la cinematografía son el Klingon, de la saga Star Trek, o el Na'vi, de la película Avatar.