Nacional

Enfermos de covid-19 mueren en casa frente a familiares

Condenados a cubrir los gastos de su tratamiento sin un diagnóstico adecuado, medicamentos pertinentes, ni oxígeno suficiente, se quedan a su suerte

Excelsior

Agencias

sábado, 16 enero 2021 | 10:31

Ciudad de México.- Nada pudo salvar a un hombre de morir en el piso de su casa, ni 20 minutos de masaje cardíaco ni un desfibrilador. Y su historia no es la única, ellos son algunos de los enfermos de Covid-19 rechazados de los hospitales que terminan muriendo en su casa frente a la mirada e impotencia de sus familiares, publicó Excélsior.

Condenados a cubrir los gastos de su tratamiento sin un diagnóstico adecuado, medicamentos pertinentes, ni oxígeno suficiente, se quedan a su suerte a morir. 

Como muchos otros, un hombre diabético que enfermó en la semana, su familia creyó que solamente era tos y gripa, se atendía en el Seguro Popular, la noche del viernes los paramédicos llegaron cuando ya había fallecido. 

Enfermedades que padece el señor, le preguntan los paramédicos a los familiares.

"Lo que pasa que en la semana tuvo tos y gripa, pero eso fue todo. Y ahorita lo llevé al doctor porque empezó en la mañana como a desvariar, yo pensé que tenía calentura, pero me dijeron que era su azúcar alta Entonces le inyectamos insulina y eso fue todo", aseguró uno de los familiares. 

"Lamentablemente el señor ya falleció. Ahorita el señor ya no tiene pulso", informa el paramédico a los familiares, quienes sueltan el llanto al ver al joven en el suelo. 

Por otro lado, un hombre de 87 años perdió a tal grado sus pulmones que el oxímetro en algunos momentos ya no percibía saturación. La asfixia dañó su cerebro y debido a ello se balanceaba sin control.

"Intentamos llevarlo a un hospital privado, pero no se pudo", explicó una mujer, familiar del paciente. 

"Su condición es totalmente crítica, no le voy a mentir. La situación que él tiene para mejorar en el hospital es prácticamente muy baja también", advierte el paramédico.

Otro hombre de 60 años, habitante del municipio de Nezahuacóyotl, que trabajó casi toda su vida como policía de la Ciudad de México, el 11 de enero fue rechazado del Hospital General de México y la noche de este viernes a las 1:25 de la mañana comenzó su partida. 

"Ya tenemos una hora de haber pedido la ambulancia, pero ya lo declararon que ya falleció", anuncia un hombre al resto de la familia a través del celular.

Una señora más que falleció tras ser atendida por un médico a través de WhatsApp, debido a que personalmente ningún médico quiso ir a verla por miedo al contagio y ninguna clínica particular de bajo presupuesto la admitió. 

A un hombre de 33 años, de nada le sirvió el masaje cardiaco que los paramédicos le dieron por más de 20 minutos, aún así lo intentaron reanimar con el desfibrilador, pero nada funcionó. 

"Su corazón ya no tiene actividad y llevamos ya bastante tiempo acá, haciendo las maniobras y sigue sin actividad su corazón", informa el paramédico a  los familiares.