Detienen por lavado a abogado de Peña Nieto

Ha defendido a otros personajes como Carlos Romero Deschamps

Agencia Reforma
miércoles, 10 julio 2019 | 06:00
|

Ciudad de México— La Fiscalía General de la República (FGR) detuvo ayer en la tarde en la Ciudad de México a Juan Collado Mocelo, abogado de Enrique Peña Nieto y Carlos Romero Deschamps, con base en una orden de aprehensión por lavado de dinero y delincuencia organizada.

De acuerdo con fuentes federales, el mandato de captura fue librado por un juez del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte y al parecer los hechos están relacionados con una empresa de Querétaro.

El amigo del expresidente Peña Nieto fue capturado en un restaurante de las Lomas de Chapultepec, en un operativo de agentes de la Policía Federal Ministerial. 

“Juan ‘C’ fue detenido en la alcaldía Miguel Hidalgo con pleno respeto a sus derechos humanos, sin uso de violencia ni afectación a terceros, para ser puesto a disposición de la autoridad judicial que lo requirió”, informó la Fiscalía en un comunicado. 

Hace algunas semanas, Collado celebró la boda de su hija en el Estado de México y tuvo como invitados a Peña Nieto y a exfuncionarios de su Administración, así como ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Alarma operativo de detención

La movilización policiaca por la detención del abogado ocasionó alarma en las inmediaciones del restaurante Morton’s, en Miguel Hidalgo.

Según empleados de un valet parking, alrededor de las 16:30 horas un convoy de tres camionetas de color negro se estacionaron frente al negocio, ubicado en la esquina de Paseo de las Palmas y Sierra Mojada.

De los vehículos descendieron alrededor de 20 elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM); todos vestían ropa oscura, tenían el rostro cubierto y portaban armas largas.

Los agentes aguardaron a que Collado saliera del restaurante y lo abordaron en una escalinata aledaña a una isleta para abordar y bajar de los automóviles.

“Todo fue aquí en las escaleras. Venían con la cara tapada y traían armas largas, pero no se metieron con nadie ni entraron al restaurante”, relató un trabajador del valet.

Peatones que pasaban por el sitio se detuvieron y algunos cruzaron hacia la otra acera o intentaron alejarse de ahí.

Los focos rojos se apagaron cuando identificaron que el grupo armado estaba formado por policías.

En un par de minutos le leyeron sus derechos al imputado, lo subieron a una de las camionetas y se marcharon.

“Era la hora en que muchos regresan de la comida y sí había gente caminando. Yo creo que todos nos sacamos de onda, pero nadie hizo nada.

“Ya después supimos que eran policías porque le leyeron sus derechos y se lo llevaron sin que lo golpearan o algo. El señor (Collado) traía chofer y seguridad, pero tampoco hicieron nada”, detalló.

A unos metros del acceso al establecimiento se ubica una cámara de vigilancia de la Policía capitalina que captó el despliegue.

Minutos después fueron movilizados elementos preventivos del Sector Chapultepec, quienes fueron alertados de un presunto secuestro.

“Todavía llegaron los otros policías y hasta nos regañaron porque según habían secuestrado a alguien y no les llamamos”, comentó otro trabajador.

Más tarde también acudió personal de la Alcaldía e incluso agentes de la Policía de Investigación de la Procuraduría.