Destituyen a magistrados de Campeche

Omiten declarar depósitos de origen no identificado por hasta 3.8 mdp

Agencia Reforma
jueves, 14 febrero 2019 | 06:00

Ciudad de México— En un caso sin precedentes, el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) desintegró ayer al único tribunal colegiado de circuito de Campeche, al destituir a dos de sus magistrados y suspender por seis meses al restante.

En la primera sanción impuesta durante la presidencia del ministro Arturo Zaldívar, el pleno del CJF despidió a los magistrados David Barredo Villanueva y Freddy Gabriel Celis Fuentes, y suspendió seis meses a su colega Jesús Ortiz Cortez.

Celis fue destituido por no declarar depósitos de origen no identificado en sus cuentas por 3.8 millones de pesos, y en las de su cónyuge por 980 mil pesos, en un periodo de un año.

Barredo, en tanto, recibió depósitos de origen desconocido por 232 mil pesos en un periodo de tres años.

Además, ambos magistrados fueron sancionados por faltar a la verdad en sus declaraciones patrimoniales, y “notoria ineptitud” por dilación injustificada en el dictado de sentencia de 241 amparos directos y en revisión.

La suspensión contra Ortiz derivó de la tardanza para dictar 46 sentencias, además de que faltó al respeto a una oficial del tribunal.

Con ello, quedó sin magistrados el Tribunal Colegiado del Trigésimo Primer Circuito, que es el órgano judicial de mayor jerarquía en Campeche y revisa como última instancia litigios en todas las materias.

En el pasado, el CJF había desintegrado tribunales colegiados, pero no sancionando a los magistrados, sino separándolos y enviándolos a otros circuitos.

Además de los magistrados, fueron destituidos la secretaria de tribunal Karen Valdés Gómez, por recursos no justificados de 221 mil pesos y omisiones en su declaración, y el actuario Juan Carrillo Góngora, que recibió 573 mil pesos en cuentas propias y de parientes cercanos.

Otro secretario del mismo tribunal, Mario Leal Maturino, fue suspendido seis meses por alterar actuaciones judiciales en dos expedientes.

Los destituidos pueden impugnar ante la Suprema Corte de Justicia, y fuentes cercanas al caso explicaron que los depósitos no necesariamente provinieron de sobornos, pero no declararlos ni justificar su origen dio lugar a la sanción.

“Lo primordial para el pleno del CJF y su presidente, el ministro Arturo Zaldívar, es implementar una cultura de integridad judicial. La política de este órgano colegiado es una: cero tolerancia a actos de corrupción”, afirmó el CJF, que investigaba al tribunal desde 2017.

Pese a ser uno de los circuitos más pequeños del país, el de Campeche ha sido problemático.

Reforma publicó en diciembre que el CJF inició un procedimiento contra el magistrado Francisco Arcovedo Montero, pues 14 parientes, compadres y parientes de sus compadres laboran en distintos juzgados y tribunales.

Arcovedo era titular del Primer Tribunal Unitario en Campeche, también el único de ese circuito, pero en la actualidad despacha en el Quinto Tribunal Colegiado Penal en la Ciudad de México.

El procedimiento se iniciÛ sÛlo por dos de las 14 personas con las que Arcovedo tiene relaciÛn, pues no se pudo probar su injerencia en los dem·s nombramientos.