Nacional

Destituyen a jefe de Policía de Tulum por muerte de mujer

‘No merecía esa muerte’, dice madre de Victoria

Especial / Agencia Reforma / Victoria Salazar, de 36 años, quien fue sometida por uno de los agentes con la rodilla al cuello

C. Martínez / A. Montiel / Agencia Reforma

martes, 30 marzo 2021 | 06:00

Ciudad de México— El jefe de la Policía de Tulum, Nesguer Ignacio Vicencio, fue destituido de su cargo tras el feminicidio de una mujer salvadoreña cometido por elementos de esa corporación y asumirá el comandante Carlos Lázaro Caraveo.

Así lo informó el Secretario de Seguridad de Quintana Roo, Lucio Hernández Gutiérrez, quien remarcó que estos hechos no representan a la institución ni al Gobierno del Estado y que seguirá colaborando con las autoridades locales por el caso.

“Se procedió a separar del cargo a los policías involucrados y puestos a disposición de la Fiscalía General, los cuales también serán investigados por el área de asuntos internos”, señaló en un mensaje.

“Nuestro objetivo será servir y proteger a los ciudadanos de Quintana Roo, este terrible hecho no quedará impune y se hará justicia”. 

Los elementos –una mujer y tres hombres– fueron detenidos ayer por la Fiscalía General del Estado y trasladados a Centros de Retención, tras ser acusados de la muerte de Victoria Salazar, de 36 años, quien fue sometida por uno de los agentes con la rodilla al cuello.

Los hechos ocurrieron el sábado en Tulum. En imágenes y videos, se observa cómo los tres elementos de la Policía Municipal miran a su compañera presionar con su rodilla a la mujer, quien estaba boca abajo y gritaba por su liberación, todo en presencia de habitantes de la Colonia Tumben Kah.

De acuerdo con el Servicio Médico Forense de la FGE, la técnica policial fue utilizada de manera desproporcionada sobre la víctima lo que causó una fractura en la parte superior de la columna vertebral producida por la ruptura de la primera y segunda vértebra y provocó su fallecimiento.

Pide justicia

En medio de trámites para repatriar el cuerpo de su hija, Rosibel Emérita Arriaza pide que se haga justicia por los cuatro policías municipales acusados de feminicidio contra Victoria.

Afuera del Ministerio de Relaciones Exteriores en El Salvador, Arriaza dijo que siente impotencia, frustración e indignación al saber que no pudo detener el sometimiento policiaco con el que a su hija le quebraron dos vértebras, de acuerdo al reporte oficial.

“Siento indignación, me siento impotente, me siento frustrada, yo hubiera querido estar allí como madre, pero una no puede estar en todos los lugares, cuando los hijos crecen toman decisiones y ella se fue para allá, no merecía esa muerte”, dijo en San Salvador, capital del país centroamericano.

Rosibel añadió que se encuentran realizando las gestiones, junto a sus otros hijos, para acudir a México a consolar a las dos hijas de Victoria, ambas menores de edad, que quedaron en orfandad, así como también repatriar su cuerpo.

“Pido justicia para mi hija, no veo una causa justificada, yo pienso de que los seres humanos tenemos derecho a la vida, independientemente de lo que haya sucedido en ese momento, yo realmente como madre no sabría decirle cuáles fueron las causales que llevaron a ese atropello de mi hija”, manifestó.