PUBLICIDAD

Nacional

Desentierran ruinas mayas que revelan una pieza clave de su cultura

Arqueólogos excavaron las ruinas de Sak Tz’i’, un reino mesoamericano pequeño pero influyente, en una finca del sur de México

The New York Times

martes, 13 septiembre 2022 | 13:15

The New York Times The New York Times The New York Times The New York Times The New York Times The New York Times

PUBLICIDAD

Chiapas.- En una brillante mañana llena de bueyes a principios de verano, Charles Golden, antropólogo de la Universidad de Brandeis, cortó la hierba hasta la rodilla de un rancho ganadero en lo profundo del Valle de Santo Domingo, una región escasamente poblada de maleza espesa y selva casi impenetrable. Solo el estridente medio rugido, medio ladrido de los monos aulladores atravesaba la incesante llamada de apareamiento de las cigarras. “Estamos llegando a lo que queda de la dinastía Sak Tz’i’”, dijo Golden.

El doctor Golden se acercó a una cerca de alambre de púas que encerraba un pastizal, luego se sumergió debajo de ella y contempló la vista más allá: las ruinas desmoronadas de Sak Tz'i', un asentamiento maya de al menos 2 mil 500 años de antigüedad. Repartidos en 40 hectáreas de enredaderas y tierra grumosa, se encontraban recordatorios de la grandeza perdida: gigantes de rocas y escombros que alguna vez fueron templos, plazas, salas de recepción y un imponente palacio con terrazas.

PUBLICIDAD

Justo enfrente estaban los restos de un complejo de plataformas que había formado la acrópolis. En su mejor momento, estaba dominado por una pirámide de 15 metros de altura en la que podrían haber sido sepultados miembros de la familia real. Donde una vez estuvieron la pirámide y varias residencias de élite, se derribaron muros de piedra tallada. Golden notó que la entrada a la pirámide probablemente presentaba una línea de esculturas en relieve independientes, llamadas estelas, la mayoría de las cuales ahora estaban enterradas entre los escombros o habían sido cortadas y llevadas por ladrones.

Al sureste, notó un callejón lleno de pedregal: era una cancha de pelota desgastada por el tiempo. El juego, un evento religioso que simboliza la regeneración, requería que los jugadores mantuvieran en alto una pelota de goma sólida usando solo las caderas y los hombros. Cerca, en medio de lo que había sido un grupo de centros ceremoniales, había un revoltijo de piedras donde los plebeyos se habrían reunido para las celebraciones públicas y los reyes habrían celebrado la corte. Golden señaló el antiguo patio, ahora un montículo de rompecabezas. “Desde este lugar”, dijo, “los gobernantes Sak Tz’i’ buscaron comandar a sus súbditos, con éxito o sin éxito, y se comprometieron con la política de un paisaje sobre el cual múltiples reinos lucharon por el control”.

Pequeño y rudimentario, Sak Tz'i' (Perro Blanco, en el lenguaje de las antiguas inscripciones mayas) fue en algún momento aliado, en algún momento vasallo, en algún momento enemigo de varios de los jugadores regionales más grandes y poderosos, incluido Piedras Negras en lo que ahora es Guatemala y Bonampak, Palenque, Tonina y Yaxchilán en el actual Chiapas. La dinastía floreció durante el período Clásico de la cultura maya, del 250 al 900 después de Cristo, cuando la civilización tuvo sus mayores logros en arquitectura, ingeniería, astronomía y matemáticas.

Por razones que aún no están claras, Sak Tz’i’ y cientos de otros asentamientos fueron abandonados y regiones enteras quedaron desiertas durante el siglo IX. Aunque los descendientes todavía viven en la región, los caprichos de la naturaleza torcieron las paredes de los templos, los ladrones de tumbas desarmaron las pirámides y una espesura de la jungla ocultó plazas y calzadas. Sak Tz’i’ fue efectivamente borrado de la memoria.

Los estudiosos comenzaron a buscar evidencia física del reino recién en 1994, cuando los epigrafistas que leían una estela, encontrada un siglo antes en una excavación en Guatemala, se dieron cuenta de que un glifo describía la captura de un rey Sak Tz'i' en el año 628 después de Cristo.

Hace tres veranos, un equipo de investigadores y equipos de trabajo locales dirigidos por Golden y Andrew Scherer, bioarqueólogo de la Universidad de Brown, exploraron el pasto y descubrieron los restos de docenas de estelas de piedra, herramientas de cocina y el cadáver de un hombre de mediana edad que había muerto al menos 2 mil 500 años antes. La datación por radiocarbono indicó que el sitio, que los investigadores llamaron Lacanjá Tzeltal en honor a la comunidad moderna cercana, probablemente fue colonizado alrededor del 750 antes de Cristo, y ocupado hasta el final del período Clásico. Quizás lo más notable es que Golden y Scherer establecieron que el rancho de ganado había sido una —si no la— capital de la dinastía Sak Tz’i’.

Simon Martin, curador del Museo Penn de la Universidad de Pensilvania que no participó en el proyecto, dijo que la evidencia proporcionada por los dos investigadores y sus colegas demostraba que Lacanjá Tzeltal era el verdadero Sak Tz'i' o al menos un asiento de la dinastía durante parte de su historia.

“Los cadáveres desechados de los monumentos saqueados en este sitio coinciden con algunos de los que se adjuntaron anteriormente a Sak Tz’i’”, dijo, “mientras que el descubrimiento de un nuevo monumento encargado por un gobernante de Sak Tz’i’ es igualmente revelador”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search