Nacional

Descubren 'centro de exterminio' en Tamaulipas

Había restos óseos calcinados

Associated Press

miércoles, 29 septiembre 2021 | 17:06

Twitter @Busqueda_MX

Ciudad de México.- El anuncio del hallazgo de una fosa clandestina en el norte de México ha desatado el enojo de los familiares de desaparecidos porque las autoridades han revelado muy pocos detalles.

Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), señaló esta semana que se descubrió un “centro de exterminio” a unos cuántos kilómetros al sur de la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo.

Ubicada del otro lado de la frontera con Laredo, Texas, desde hace años Nuevo Laredo ha estado dominada por el Cártel del Noreste, una facción del viejo cártel de Los Zetas. Los narcotraficantes suelen utilizar esos sitios para quemar o disolver los cuerpos de sus víctimas.

Quintana declaró el martes a W Radio que se descubrió un “crematorio clandestino de importantes dimensiones” a poca distancia de Nuevo Laredo, así como restos óseos calcinados. Indicó que el lugar se creó hace varios años, pero también había registros de uso reciente.

La filtración hizo enojar a las familias de decenas de personas que desaparecieron este año en la autopista que conecta a Nuevo Laredo con Monterrey.

Angélica Orozco, quien encabeza el grupo de familiares Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León, el estado que colinda con Nuevo Laredo, dijo el miércoles que “es muy preocupante para nosotras que salga la CNB con estas declaraciones tan alarmistas sin información”.

En un comunicado difundido el martes, el grupo señaló que estas declaraciones son “totalmente revictimizantes, causantes de más angustia y tortura para las y los familiares de personas desaparecidas”, porque muchos podrían asumir que sus seres queridos podrían haber sido asesinados y calcinados en ese lugar.

Al menos 71 personas desaparecieron este año mientras conducían por la autopista que une a Monterrey y Nuevo Laredo. Entre las víctimas hay al menos media docena de estadounidenses.

Muchos de los desaparecidos son hombres que conducían camiones o taxis por el camino al que la prensa local llama “la carretera de la muerte”. Pero también hay mujeres, niños y hombres que manejaban vehículos privados.

Según los activistas, aproximadamente media docena de hombres han reaparecido vivos y muy golpeados tras ser secuestrados en dicha autopista, y lo único que dicen es que hombres armados los obligaron a detenerse y les robaron los vehículos.

Quintana ha dicho este año que las desapariciones podrían estar relacionadas con disputas territoriales entre el cártel del Noreste y el Jalisco Nueva Generación.

Raymundo Ramos, activista por los derechos humanos en Nuevo Laredo, dijo que las autoridades han difundido poca información sobre el descubrimiento de esta semana, pero que en otras ocasiones se han encontrado en estos lugares enormes barriles metálicos en los que se sumerge a los cuerpos en diésel antes de prenderles fuego, quedando irreconocibles.

“Deberían de garantizar el acceso a la información a los familiares”, dijo Ramos sobre las autoridades.

A pesar de que los familiares de los desaparecidos hicieron sonar la alarma en mayo pasado, el gobierno de Nuevo León, donde se ubica Monterrey, no recomendó a la población evitar trasladarse por la autopista hasta casi un mes después, aseguran activistas. Desde entonces, las autoridades han reforzado la seguridad en esa carretera.

close
search