PUBLICIDAD

Nacional

Demoran bombeo de agua en mina y crece desesperación

Familiares de las víctimas reclamaron el silencio oficial y que los trabajos fueran obstruidos con plástico negro

Rolando Chacón
Agencia Reforma

sábado, 06 agosto 2022 | 08:55

Especial

PUBLICIDAD

Sabinas- La esperanza de acelerar el bombeo de agua en la mina "El Pinabete" para reducir el nivel de la inundación y arrancar ayer mismo con el rescate de los 10 trabajadores atrapados desde el miércoles se topó con la demora de los trabajos.

Además de la lentitud de las labores, la desesperación creció entre los familiares por la falta de información por parte de las autoridades de todos los niveles y el temor por la vida de sus seres queridos a casi 72 horas del accidente.

PUBLICIDAD

Luego de que la noche del jueves cundió el optimismo entre rescatistas ante la llegada de maquinaria especial, cientos de voluntarios, brigadistas y militares dedicaron la jornada a apenas instalar los equipos.

En el comunicado conjunto, por ejemplo, se reportó que en el sitio ya se contaba con 19 bombas de alta capacidad, pero durante el día no lograron poner en funcionamiento alguna de ellas.

Hasta las 19:00 horas comenzaron a introducir una bomba al pozo de la mina y aún faltaba conectar su manguera y bajar su equipo unos 60 metros para que empezara a extraer el agua.

Familiares de las víctimas reclamaron el silencio oficial y que los trabajos fueran obstruidos con plástico negro y delimitados con cercas.

Personal de la Fiscalía de Coahuila recabó señas particulares de los mineros, elevando el pesimismo sobre salvarlos con vida.

Santiago Cecilio Moreno Leija, cuyo hermano y sobrino están dentro de la mina, afirmó que él, minero de toda la vida, está dispuesto a bajar y buscar esa "campana" de aire, incluso con equipo de buceo.

"Hay esperanza", dijo anoche. "Sé que adentro de la mina hay una bolsa de aire, tiene como 60 metros de ancho y 6 metros de alto, ellos pueden estar ahí".

Aunque los familiares aceptan que la campana de aire puede estar retirada de donde se realizaban los trabajos de minado al momento del accidente, consideran que la corriente los pudo llevar a ese sitio.

"Mañana me van a autorizar bajar, porque si no bajan los buzos (del Ejército), voy a bajar yo", afirmó Moreno.

"Me van a dejar bajar a mí en este pozo con el equipo de buceo de ellos", aseguró. "He jalado desde chavalo en minería y eso me da a mí el valor de yo bajar por ellos, depende de la, profundidad que haya de agua, también".

Después de acompañar a los equipos de rescate donde colaboran ingenieros de empresas mineras, voluntarios y militares, así como personal del Gobierno federal y estatal, Moreno dijo que en las próximas horas comenzará a operar la bomba de agua más grande que tienen en el sitio.

"Ellos están haciendo lo posible por desaguar, por eso le digo yo a las familias que se calmen, hay que esperar, creo que mañana ya va a bajar el nivel del agua".

En tanto, detrás de la valla de los trabajos, otros familiares esperan información sobre el avance en el bombeo, pero nadie los toma en cuenta.

Es el caso de Rolando Mireles, su madre y hermanos, quienes esperan noticias de su padre José Luis Mireles, de 44 años.

"Nosotros vemos que trabajan, pero no nos dan información concreta, no sabemos, nomás lo que alcanzamos a escuchar", dice a la sombra de una carpa que ellos mismos llevaron.

"O sea, sí vemos movimiento, pero no sabemos qué es lo que está pasando. Preguntamos y nos dicen que sí bajó el nivel, pero tantito, está igual que ayer (jueves)".

Al igual que ellos, otros familiares que están en otra zona, donde no se ven los trabajos, estuvieron todo el viernes sin recibir información sobre los trabajos, el nivel del agua en la mina y las perspectivas de los trabajos.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search