Nacional

Culpa CFE al pasto, la IP y jueces de apagón

El pasado 28 de diciembre 10.3 millones de usuarios en el país se quedaron sin luz

Diana Gante
Agencia Reforma

miércoles, 30 diciembre 2020 | 06:00

Ciudad de México– La Comisión Federal de Electricidad (CFE) culpó del apagón a la quema de un pastizal en Tamaulipas, a la participación de generadores privados y a los jueces que han otorgado amparos sobre el Acuerdo de Confiabilidad de la Secretaría de Energía.

Directivos de la CFE, incluyendo a su director, Manuel Bartlett, informaron que el apagón que dejó sin luz hasta por dos horas a 10.3 millones de usuarios inició con una falla eléctrica en el municipio de Padilla, Tamaulipas, donde se generó un incendio de pastizales a causa del frente frío 23.

Esto provocó la salida de la línea de transmisión Güémez, Ciudad Victoria–Lajas, Linares.

“Se trata de un caso fortuito, perfectamente comprobado con la participación de Protección Civil de Tamaulipas”.

“Los técnicos nos han explicado todo este proceso y lejos de que la CFE haya sido responsable, CFE ha sido el sostén de esta situación”, enfatizó Bartlett.

Carlos Meléndez, director general del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), acusó que el sistema eléctrico se encontraba débil en ese momento por la alta concentración de centrales renovables que estaban operando.

Esto, dijo, es derivado del gran número de permisos otorgados a particulares por la reforma energética.

“Se presentó una máxima integración de generación renovable... que no se había tenido en otra época del año ni en otros años en el sistema, representó el 28.7 por ciento de la demanda de ese momento. El sistema era débil en ese momento por la alta integración de generación renovable y por las líneas de transmisión que quedaron fuera de servicio, por lo que se presentó una inestabilidad en el sistema interconectado nacional”, señaló Meléndez.

Mario Morales Vielmas, director de Intermediación de Contratos Legados de CFE, agregó que el otorgamiento de permisos de manera indiscriminada, particularmente a centrales privadas eólicas y solares, es razón de presentar una falla de tal magnitud.

Además, culpó al poder Judicial de frenar la Política de Confiabilidad de la Secretaría de Energía que busca generar estabilidad en la red.

“Ha sido un poco complicado ya que este tipo de iniciativas han sido limitadas por la Corte a través de amparos y nos ha impedido garantizar un control adecuado al sistema eléctrico nacional”, puntualizó.

Prevén más pérdidas de energía 

La falta de inversión en transmisión por parte de la CFE está cobrando más relevancia al traducirse cada vez en más pérdidas de energía, lo que podría ocasionar que ocurran apagones de manera más recurrente, advirtieron especialistas.

Aunque según la CFE el apagón registrado lunes pasado, que afectó a 10.3 millones de usuarios en 17 estados del país, fue por causas fortuitas, un incendio según señaló ayer, los especialistas sostuvieron que las inversiones para mantenimiento, reforzamiento y ampliación de redes de trasmisión es necesaria para reducir la probabilidad de ocurrencia de este tipo de eventos.

“Es un hecho que si estuviéramos desarrollando mejores capacidades de transmisión es probable que se estuvieran mitigando riesgos como este (el apagón del lunes)”, sentenció Víctor Ramírez, vocero de la plataforma México, Clima y Energía.

No obstante, aclaró que ninguna red es 100 por ciento infalible y siempre hay una probabilidad, aunque pequeña, de que este tipo de eventos ocurra.

“Sin embargo, de continuar por este camino de baja o nula inversión en el sistema de transmisión, estos eventos se van a ir volviendo relativamente comunes porque la demanda seguirá aumentando y si la red no tiene la capacidad para transmitir la energía, vamos a ver más apagones”.

Ramírez señaló que desde las 5:40 horas del lunes, la línea de trasmisión de Tamaulipas a Nuevo León se encontraba en estado de alerta, lo que dio al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) nueve horas para tomar acciones.

Armando Llamas, catedrático del Tec de Monterrey y miembro del Colegio de Ingenieros en Energía de México, recordó que una situación similar no se veía desde el 10 de septiembre de 2017, cuando también por problemas técnicos 3.2 millones de clientes quedaron sin servicio de electricidad, de los que 1.8 millones fueron de Nuevo León.

Llamas coincidió en que de continuar la falta de inversión de la CFE se podrían comenzar a ver apagones de manera más recurrente.

De acuerdo con el informe a la Cuenta Pública 2019 realizado por la Auditoría Superior de la Federación, la CFE perdió 8 mil 609 gigawatts/hora el año pasado, un 10.7 por ciento más que los 7 mil 773 registrados en el 2018.

En cuanto a las inversiones realizadas en transmisión, Llamas consideró que éstas han sido prácticamente nulas.

Expuso que 20 mil millones de pesos correspondientes a la Fibra E que colocó la CFE en el 2018, los cuales deberían ser usados para infraestructura y transmisión, están ociosos y siendo desaprovechados.