Nacional

Cuestionan reforma a Poder Judicial

Implica cambios a siete artículos de la Constitución y seis leyes secundarias

Reforma

Reforma

jueves, 13 febrero 2020 | 21:20

Ciudad de México— El proyecto de reforma judicial presentado ayer por el Ministro Arturo Zaldívar contiene sólo buenas intenciones y no detalla cómo el Poder Judicial de la Federación (PJF) va a evitar o castigar "el amiguismo" o nepotismo en los centros de trabajo.

"Respecto a las responsabilidades y las sanciones es correcto que se acabe con el amiguismo, con el nepotismo, que se acabe con las corruptelas, porque ya la sociedad ya no tolera más, es positivo que se diga que se va a acabar con la compra de la justicia, pero ¿cómo?", planteó el constitucionalista Raymundo Gil. 

"Lo dice la exposición de motivos, pero la reforma no lo traduce, entonces si no conocemos las leyes secundarias pues no sabemos los alcances de las reformas, cómo aterrizan. En principio son buenas las aspiraciones, los cambios son positivos, incluso en la simplificación de los juzgados, pero los cambios los veo más administrativos, orgánicos, que sustanciales", observó el ex director general de Normatividad de la entonces PGR.

Para el abogado, experto en amparo, la reforma debe contener los cómos para combatir el tráfico de influencias en jueces y magistrados, y el procedimiento sancionador.

"O no la han hecho, o no lo van a hacer, o lo vamos a conocer con las leyes secundarias que no han dado a conocer. Falta la reglamentación. Falta conocer las sanciones por el amiguismo, el cuatismo.

"Existe la práctica de los 'cruzados' en el Poder Judicial. Donde los jueces no tienen un familiar directo en sus plazas, pero los tienen en otros juzgados y, a su vez, ellos contratan a los familiares de ese otro juzgado. Al final todo el Poder Judicial es endémico, es decir, son parientes. Entran no por capacidad sino por amiguismo", dijo a REFORMA.

La reforma será la más amplia al Poder Judicial Federal desde 1995, cuando fue creado el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y se relevó a todos los miembros de la Corte, salvos dos, aunque la forma de integración de ambos órganos no cambiará: seguirán siendo 11 ministros y 7 consejeros.

El documento, elaborado por Zaldívar y firmado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador para ser presentado como iniciativa en el Congreso, implica cambios a siete artículos de la Constitución y seis leyes secundarias.