Nacional

Cuestiona México autoridad moral de Almagro en OEA

El subsecretario para América Latina y el Caribe de la SRE le pidió someterse a un proceso de autocrítica

Archivo / El Diario de Juárez

Isabella González
Agencia Reforma

miércoles, 21 octubre 2020 | 09:16

Ciudad de México— El Gobierno de México cuestionó si Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) tiene la autoridad moral para encabezar el organismo.

En la sesión plenaria de la Asamblea General de la OEA, que se lleva a cabo este 20 y 21 de octubre de manera virtual, el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Maximiliano Reyes, pidió a Almagro someterse a un proceso de autocrítica.

"México sugiere al señor Luis Almagro someterse a un proceso de autocrítica a partir de sus acciones en contra de la Carta de la OEA y por lastimar la democracia de Bolivia, para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria para encabezar esta organización", expuso durante su participación en el máximo órgano de la OEA.

El funcionario mexicano afirmó que el año pasado la Secretaría General utilizó de manera facciosa a la Misión de Observación Electoral para denunciar un fraude.

"Las elecciones del domingo pasado en ese país mostraron la misma tendencia electoral que en 2019", aseguró Reyes.

"Mi país denuncia el afán del Secretario General de intervenir en los asuntos internos de nuestros Estados y de lastimar nuestras democracias. Lo que ocurrió en Bolivia no debe repetirse jamás", añadió.

Expresó que México considera que la Secretaría General de la OEA debe actuar siempre dentro de su propio marco institucional y alejarse de hacer cualquier pronunciamiento en nombre de la membresía.

"Somos los Estados miembros, y no la Secretaría General, los que decidimos el rumbo de la Organización", dijo.

Advirtió la configuración de un patrón de actuación, que calificó de preocupante, por parte de la Secretaría General, que consiste en utilizar sus facultades administrativas para la toma de decisiones políticas que impactan el rumbo de la Organización, sin someterlas previamente a la consideración de la membresía.

"Tales decisiones adolecen de un sustento jurídico y de la información necesaria que permita conocer su motivación y objetivos. Tal es el caso de la designación de un asesor especial sobre la responsabilidad de proteger. Este tema debió haber sido consultado y discutido de manera exhaustiva en el seno de la Organización. México ve con suma preocupación este nombramiento", manifestó.

El Subsecretario de la Cancillería mexicana señaló que se observó el mismo patrón en cuanto a la negativa de la Secretaría General de renovar el mandato del Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.