Crece número de castrenses en la calle

La actual Administración federal tiene a 834 elementos más en tareas de seguridad, que los utilizados en promedio por Felipe Calderón durante su Gobierno

Reforma
lunes, 04 febrero 2019 | 06:58

Ciudad de México— Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya no existe una guerra contra el narcotráfico, el número de soldados en las calles aumentó en lo que va de este sexenio.
La actual Administración federal tiene a 834 elementos más en tareas de seguridad, que los utilizados en promedio por Felipe Calderón durante su Gobierno.
La gestión del panista echó mano de 52 mil 690 efectivos, en promedio al mes, para combatir de manera frontal al crimen organizado; la Administración de Enrique Peña Nieto cerró 2018 con 54 mil 980 militares.
Actualmente, López Obrador mantiene a 53 mil 524 efectivos en apoyo a la seguridad, de acuerdo con una respuesta de información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fechada el 24 de diciembre.
Los soldados en los últimos sexenios han sido requeridos para misiones de defensa nacional, vigilancia del territorio aéreo, reducir índices de violencia, vigilancia de instalaciones estratégicas, destrucción e intercepción de enervantes, aseguramiento de armas, apoyo a la seguridad pública, apoyo a la población civil en casos de desastre y labor social.
No obstante, la milicia ha sido requerida para atender los brotes de violencia.
En 2007, Felipe Calderón enfrentó al crimen organizado con el envío de tropas a Michoacán y Tamaulipas, entonces azotados por La Familia Michoacana y el Cártel del Golfo, respectivamente.
Para 2013, Peña Nieto intentó frenar el repunte de violencia con el despliegue de soldados en Michoacán, Tamaulipas y Guerrero, donde se atomizaron las organizaciones criminales con el surgimiento de Los Caballeros Templarios, la escisión de los Zetas del Cártel del Golfo y el brote de células delictivas tras la muerte de Arturo Beltrán Leyva, "El Barbas".
Este año, López Obrador echó mano de los batallones militares para confrontar a los huachicoleros en Guanajuato, Veracruz, Puebla, el Estado de México e Hidalgo, principalmente.
Además, anunció el arranque del primer operativo militar en Tijuana, Baja California, para atender el incremento de violencia en ese municipio fronterizo.
La Defensa Nacional envío mil 800 soldados con la misión exclusiva de reducir la ola de asesinatos en Tijuana.
También, mantiene el despliegue de tropas en estados como Guerrero, Tamaulipas, Nuevo León, Quintana Roo, Colima, Tabasco y San Luis Potosí, para atender el problema de la inseguridad.
A esas acciones se suma la Marina y la Policía Federal.
A la par de esta estrategia, el Ejército canceló todos los convenios de seguridad con las entidades del País, de acuerdo con otra solicitud de información, de cara al proyecto de la Guardia Nacional.