Nacional

Cambian EU y México estrategia antinarco

Ante una espiral ascendente de muertes, renuevan cooperación binacional

Mary Beth Sheridan / The Washington Post

sábado, 09 octubre 2021 | 06:00

Associated Press | Reunidos en la Ciudad de México, funcionarios de ambos países establecieron nuevos parámetros para combatir al crimen organizado y otros problemas comunes

Ciudad de México— En un intento por enmendar su deteriorada relación de seguridad, altos funcionarios estadounidenses y mexicanos se reunieron el viernes para reformar la Iniciativa Mérida, un pacto que ha canalizado miles de millones de dólares en ayuda a México, pero no logró frenar el tráfico masivo de drogas y el derramamiento de sangre en espiral.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha criticado repetidamente el acuerdo de seguridad de 13 años, diciendo que promueve una ineficaz “guerra contra las drogas”. Pero sus asistentes dicen que el izquierdista desde hace mucho tiempo vio pocas posibilidades de renegociarlo con el presidente Donald Trump, quien había sugerido enviar al Ejército estadounidense para abordar la violencia de las drogas en México. López Obrador considera que la política de drogas del presidente Joe Biden, con su énfasis en el tratamiento y la prevención, proporciona un espacio político para un reinicio, dijeron.

Los homicidios en México están estancados en tasas históricamente altas, mientras que las muertes en Estados Unidos por fentanilo contrabandeado a través de la frontera se han disparado.

“No podemos decir que sea culpa de la Iniciativa Mérida”, dijo a The Washington Post Roberto Velasco, director general para América del Norte de la Cancillería mexicana. “Pero también es absurdo ver estos resultados y decir: ‘Sigamos haciendo lo mismo’”.

Los funcionarios dijeron que la iniciativa renovada, denominada Marco Bicentenario, pondrá más énfasis en reducir la violencia en México, combatir el abuso de drogas en ambos países y abordar el tráfico de armas, el ‘lavado’ de dinero y el flujo de precursores químicos utilizados para fabricar fentanilo y metanfetaminas.

Pero el efecto principal del nuevo acuerdo puede ser político. López Obrador ha sido cauteloso con una iniciativa que está estrechamente asociada con el ex presidente Felipe Calderón, cuyo despliegue del Ejército para combatir a los traficantes se volvió impopular a medida que aumentaba la violencia. 

La administración Biden, por su parte, ha tratado de romper con el enfoque de la administración Trump en la migración irregular como el tema primordial en la relación.

“La relación bilateral durante los años de Trump se redujo radicalmente, tanto temática como estructuralmente”, dijo Dan Restrepo, quien fue el principal funcionario de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de 2009 a 2012. “Y lo que están viendo ahora es una lenta reexpansión”.

Aunque la migración no fue el tema central del viaje, López Obrador sostuvo un desayuno con el secretario de Estado Antony Blinken en el que se esperaba que instara a Estados Unidos a comprometerse más con los programas de desarrollo en Centroamérica para disuadir la migración, dijeron las autoridades. El fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, se unieron a Blinken en la reunión de seguridad.

El encuentro llega en un momento difícil en las relaciones de seguridad entre los vecinos. México estaba furioso en octubre pasado cuando el Gobierno de Estados Unidos arrestó a su exministro de Defensa, el general Salvador Cienfuegos, por cargos de tráfico de drogas en Los Angeles. 

El Departamento de Justicia finalmente abandonó el caso, pero las autoridades mexicanas aún tomaron represalias, alegando que agentes estadounidenses habían llevado a cabo una investigación delicada a sus espaldas. El Gobierno mexicano aprobó una ley en diciembre que establece nuevos límites a las acciones de los agentes de la Administración Antidrogas (DEA). Mientras tanto, los funcionarios estadounidenses se han sentido frustrados por los ataques de López Obrador a la DEA y su enfoque poco convencional del tráfico de estupefacientes. El líder mexicano ha declarado que usar la fuerza contra los cárteles “no resuelve nada”; ha enfatizado los programas sociales para evitar que los jóvenes se unan a grupos del crimen organizado. Los arrestos de sospechosos de drogas por parte del Ejército se desplomaron de 9,052 en 2019 a 6,673 el año pasado. Mientras tanto, las incautaciones de fentanilo en la frontera de Estados Unidos se han duplicado en el último año.

Las tensiones entre las partes surgieron la semana pasada cuando la administradora de la DEA, Anne Milgram, dijo a los periodistas que le había pedido al fiscal general de México “que podamos participar en actividades de aplicación de la ley en asociación con las fuerzas de seguridad mexicanas, que México tomara en serio las extradiciones, que tengamos acceso a información sobre financiamiento ilícito y otras pruebas críticas que necesitamos para combatir el crimen organizado”.

Una fuente clave de preocupación para la DEA son lo que los funcionarios llaman largas demoras en la obtención de visas mexicanas para los agentes destinados al país. CNN informó esta semana que casi dos docenas de agentes se vieron afectados.

La Iniciativa Mérida, lanzada por el presidente George W. Bush y Calderón, fue vista inicialmente como un pacto transformador con un país que había tenido una cooperación de seguridad fría debido a una historia de interferencia de Estados Unidos. Al principio, el acuerdo proporcionó cientos de millones de dólares para aviones, helicópteros y otros equipos para las fuerzas de seguridad mexicanas. Finalmente, la ayuda se trasladó a asistencia técnica y capacitación para la Policía y el sistema judicial.

En total, Washington ha asignado más de $3 mil millones para la iniciativa.

“El verdadero avance de la Iniciativa Mérida fue realmente tratar de enmarcar este problema crónico de la violencia de las drogas, el narcotráfico, como una amenaza común y un desafío común en el que debían trabajar juntos”, dijo Eric Olson, especialista en México y Centroamérica en cuestiones de justicia que trabaja en la Fundación Internacional de Seattle.

Al final, dijo, “muchas cosas no salieron bien”.

México todavía gasta sólo alrededor del 1 por ciento de su Producto Interno Bruto en seguridad y no ha logrado crear un sistema policial o judicial profesional y eficaz. La corrupción sigue siendo un problema persistente. Los grupos del crimen organizado se han expandido más allá del tráfico de drogas a la extorsión, el tráfico de migrantes y el secuestro, ganando un control cada vez mayor sobre el territorio. 

Mientras tanto, los funcionarios mexicanos se quejan de que las armas estadounidenses han inundado el país, alimentando la carnicería.

Los funcionarios dicen que el nuevo acuerdo conservará partes de la Iniciativa Mérida que tuvieron éxito y, al menos en el corto plazo, dependerán del mismo financiamiento. 

Las autoridades estadounidenses dicen que los programas para capacitar a jueces e instructores de Policía y transferir equipos para desmantelar laboratorios de drogas han sido efectivos. 

En un comunicado conjunto emitido el viernes, las dos partes dijeron que estaban estudiando nuevas iniciativas que incluyen grupos de trabajo sobre homicidios en México, laboratorios ampliados de entrenamiento y balística para identificar armas traficadas, y medidas regulatorias para evitar que los químicos legalmente disponibles se utilicen para producir drogas sintéticas como las metanfetaminas.

Ricardo Márquez Blas, un exfuncionario de seguridad de alto rango, dijo que era tarde en el mandato de seis años de López Obrador para comenzar tales iniciativas, que a menudo toman tiempo para implementarse. “Estamos en el tercer año. ¿Cuánto tiempo llevará lanzar un nuevo programa?” dijo.

Olson dijo que el desafío sería que dos gobiernos con diferentes agendas y sospechas mutuas encontraran un terreno común. “¿Dónde van a poder trabajar juntos en un entorno que, hoy, es mucho menos optimista que en 2006 y 2007?” se cuestionó. 

close
search