Cambian de delitos los huachicoleros

Redujeron robo de combustible pero incrementaron en hurto de gas LP y a transportistas, secuestros y hasta cobro de piso...

Reforma
domingo, 17 febrero 2019 | 06:00

Puebla— Tras la estrategia antihuachicol del Gobierno federal, las bandas de ordeña del Triángulo Rojo redujeron su actividad criminal en ese delito, pero la incrementaron en robo de gas LP y a transportistas, secuestros, cobro de piso...

De acuerdo con varios testimonios, en los Municipios de Acatzingo, Amozoc, Acajete, Quecholac, Cañada Morelos, Esperanza, Los Reyes de Juárez, Huixcolotla, Palmar de Bravo, Tepeaca, Tecamachalco, Tochtepec, se han reducido las operaciones de huachicoleo, pero han crecido otras actividades ilegales. 

Arturo de Rosas, diputado local de Morena por el distrito de Tecamachalco, que incluye a por lo menos cinco demarcaciones municipales del Triángulo Rojo, sostiene que la sustracción de combustible cayó en 80 por ciento a partir de la implementación de la política antihuachicol del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Efectivamente, sí, se mudaron. El robo de gas está en su apogeo; todas las acciones que emprende nuestro presidente han ayudado mucho, sin embargo en toda esa zona se siguen observando casos de robo de gas”, indicó.

“Desgraciadamente las mafias emigran a otros delitos, se les acabó el huachicol, pero se fueron al robo de transporte, de trenes, de transporte de carga, está imparable ese delito”.

Propietarios de bares, restaurantes, supermercados y tiendas de conveniencia de Tepeaca, Tecamachalco y Huixcolotla denuncian cobros por derecho de piso.

“Se puede decir que sí disminuyó lo del huachicol porque ahora ya no se sabe de gente que ande vendiendo la gasolina al pie de carretera, pero ahora cometen nuevos delitos”, manifestó Ernesto, dueño de una ferretería.

También en Durango los huachicoleros han incursionado en otros delitos. De ahí el incremento en varios delitos, entre ellos el robo de vehículos con violencia, indicó el Gobernador José Rosas Aispuro. 


Un ejemplo: Huixcolotla

En el estacionamiento y las inmediaciones de la Central de Abasto El tianguis de Huixcolotla se vendía huachicol en los últimos tres años, reconocen los locatarios.

Ahora, tras la disminución de la ordeña y de la venta de gasolina robada, el mercado es utilizado por los delincuentes para ubicar blancos de secuestro y robo de transporte, señalan los comerciantes.