Bala perdida mató a una bebé; tuvo el proyectil alojado dos días

Se pensó que una rata la había mordido y en un Hospital General no encontraron el origen de la herida

Excélsior
jueves, 21 marzo 2019 | 18:12
|

Ciudad de México- Un ruido en el techo de láminas de cartón despertó la noche del 17 de febrero a María Guadalupe. Su hija de siete meses, Madison, comenzó a llorar desesperadamente.

La bebé tenía sangre en el cuello, por lo que pensó que una rata la había mordido. La llevó al Hospital General de Milpa Alta en la Ciudad de México y en Urgencias la lavaron, le pusieron una gasa y minutos después se la entregaron a sus padres.

Al llegar a su domicilio la pequeña presentó un cuadro de temperatura, por lo que regresaron al hospital, pero al no contar éste con un área de terapia intensiva fue trasladada en ambulancia al Hospital Pediátrico de Legaria.

El martes pasado, después de que habían estabilizado a la menor, informaron a sus padres que tenía una bala alojada en el cuello, la cual había dañado la médula. A pesar de la atención médica la niña murió esa misma noche.

Al ser entrevistada por autoridades judiciales, María Guadalupe expuso que en su colonia los fines de semana algunos vecinos acostumbran ingerir bebidas embriagantes y otras sustancias y luego hacer disparos al aire.