Aprueba Senado renuncia de Medina

Congresistas expresaron su necesidad de saber los motivos de la dimisión

Associated Press
miércoles, 09 octubre 2019 | 06:00
Reforma |

Ciudad de México— El Senado mexicano aprobó ayer martes la renuncia del magistrado de la Suprema Corte de Justicia, Eduardo Medina Mora, un veterano servidor público que ha ejercido múltiples puestos en distintos gabinetes y que pidió dejar su cargo la semana pasada.

Una renuncia como ésta es algo altamente inusual en la política mexicana y llega justo cuando Medina Mora está siendo investigado sobre movimientos bancarios sospechosos.

La votación del Senado, con 111 votos a favor, tres en contra y cinco abstenciones, es un trámite exigido por la Constitución, que establece que las renuncias de los miembros de este alto tribunal “solamente procederán por causas graves”.

Las leyes mexicanas no aclaran cuáles pueden ser estas causas y muchos senadores expresaron ayer durante el Pleno la necesidad de saber los motivos específicos de la renuncia, puesto que Medina Mora sólo llevaba en el máximo tribunal cuatro años de los 15 para los que fue elegido. Sin embargo, las explicaciones claras no llegaron.

Medina Mora ha estado vinculado a los tres predecesores del actual presidente Andrés Manuel López Obrador. Fue secretario de Seguridad Pública en el Gobierno de Vicente Fox (2000-2006), procurador general en el de Felipe Calderón (2006-2012) y embajador ante Estados Unidos durante la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), entre otros altos puestos.

López Obrador ha reiterado que él no ha tenido nada que ver con el cese ni se trata de una venganza política y confirmó que hay investigaciones abiertas en las que Medina Mora está involucrado.

“Él tomó libremente su decisión de renunciar”, dijo el lunes. “Yo no di instrucciones de que se le acosara para que renunciara, es una investigación que tiene la Fiscalía General”.

En reportes de prensa a mediados de año se plantearon cuestionamientos acerca de transferencias bancarias a cuentas en Estados Unidos y Gran Bretaña –presuntamente bastante por encima de los ingresos declarados por Medina Mora en México entre 2013 y 2017, según el periódico mexicano El Universal–, y López Obrador reconoció en junio que la Unidad de Inteligencia Financiera de México había recibido información de Estados Unidos acerca de los depósitos, pero dijo que no había pruebas de nada ilegal.

Ahora el presidente mexicano deberá mandar al Senado una terna de personas para ocupar la vacante entre quienes el Pleno de esta Cámara elegirá al sucesor de Medina Mora. Para ello, el partido en el Gobierno, aunque tiene mayoría, necesitará el apoyo de algunos senadores de la oposición.

Si los senadores rechazan la terna, López Obrador podría enviar otra propuesta y si es rechazada por segunda vez sería el presidente el encargado de designar directamente al nuevo magistrado.