Nacional

Anticipan deterioro con plan de energía

La nueva política energética del Gobierno bloquea los proyectos renovables y lapida los compromisos ambientales de México a nivel internacional

Reforma

Antonio Baranda
Reforma

jueves, 21 mayo 2020 | 06:33

Ciudad de México.- La nueva política energética del Gobierno federal, que bloquea los proyectos renovables, lapida los compromisos ambientales de México a nivel internacional y contraviene un entramado de leyes del país, afirmaron especialistas.

Anaid Velasco, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), advirtió que a nivel internacional los acuerdos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y la Secretaría de Energía (Sener) comprometen los compromisos asumidos en el Acuerdo de París y transgrede el Protocolo de San José.

Recordó que el Acuerdo de París establece que México debe alcanzar el 35 por ciento de energías limpias para 2024, mientras que el Protocolo de San José reconoce el derecho humano al medio ambiente sano.

En una videoconferencia sobre el tema, organizada por Greenpeace México, Velasco indicó que a nivel nacional se estaría violando la Ley de la Industria Eléctrica en cuanto a la obligación de tener un contenido mínimo de energías limpias.

También, la Ley General de Cambio Climático, la Ley de Transición Energética y las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDC, por sus siglas en inglés) para cumplir con los objetivos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Estamos hablando de violaciones a un gran entramado de leyes, empezando por la Constitución Política, en cuanto a derechos humanos ahí contenidos y reconocidos, de manera correlativa a tratados internacionales de derechos humanos", expresó.

"Pero, también hay otras leyes que otros sectores interesados están impugnando, en temas de competencia económica, de inversión, de comercio. En realidad sí es un gran entramado".

El Gobierno federal publicó la nueva política en materia de energía renovable, que bloquea la operación de esos proyectos para priorizar la compra y quema de combustóleo producido por Pemex.

Pablo Ramírez, especialista en energía y cambio climático de Greenpeace México, coincidió en que esta política no sólo es preocupante porque obstaculiza la transición hacia energías renovables, sino que es violatoria de los derechos humanos.

"Se empieza a abrir la oportunidad a la generación a partir de energías fósiles sumamente sucias y con implicaciones a la salud, como el combustóleo, esto contraviene claramente los derechos humanos en términos de medio ambiente sano, de salud y de desarrollo sustentable", sostuvo.

"Además de que también resulta prácticamente lapidario a los compromisos que México ha tenido a nivel internacional y con las leyes del País. Veníamos incumpliendo y esta política en los hechos lo que hace es frenar la generación a partir de energías renovables, solar y eólica".

El experto sentenció que con las nuevas políticas energéticas resultará imposible llegar a las metas de 30 por ciento de generación de energía limpia para 2021, y de 35 por ciento para 2024.

Jorge Villarreal, experto de Iniciativa Climática México, reiteró que el potencial aumento del uso de combustóleo compromete las reducciones de gases de efecto invernadero, además de ocasionar serias consecuencias ambientales y de salud.

"No es una fuente energética ambientalmente sustentable ni socialmente sensible. Esto compromete las reducciones de gases de efecto invernadero que requiere el sector para poder alinearnos con el cumplimiento del Acuerdo de París", manifestó.

"¿Por qué es importante el Acuerdo de París? No solamente es por cumplir un compromiso internacional, sino porque busca estabilizar la temperatura promedio de la tierra muy por debajo de los 2 grados centígrados para evitar una catástrofe global".