PUBLICIDAD

Nacional

Producción en el norte

Amenazan sequías a cerveceras en México

Las empresas en este gremio se han convertido en el centro de la lucha climática del país debido a las grandes cantidades de agua que consumen

The New York Times

lunes, 14 noviembre 2022 | 06:00

Silvia Olvera / Agencia Reforma | Heineken es una de las grandes operadoras en México que aprovecha su proximidad con Estados Unidos

PUBLICIDAD

Ciudad de México– Mientras el norte de México sufría este año una de sus peores sequías en décadas, los cerveceros que salpicaban el paisaje reseco engullían grandes cantidades de agua para producir los favoritos nacionales, como Corona y Tecate, que ayudaron a convertir al país en el exportador de cerveza más grande del mundo.

En la imponente planta de ladrillos de Heineken en la ciudad de Monterrey, las tuberías nunca dejaron de fluir, incluso cuando estallaron peleas en las colas de los camiones de agua del Gobierno y los parásitos se propagaron entre los niños que no se bañaban regularmente.

PUBLICIDAD

El agua en el barrio de Blanca Guzmán llevaba días sin agua cuando decidió protestar y se unió a un grupo de activistas en julio para bloquear la entrada a la oficina de Heineken.

“Abrías el grifo y no salía ni una gota de agua”, dijo. Las fábricas cerveceras, sin embargo, “producían y producían y producían”.

A medida que las sequías se vuelven más frecuentes y severas en todo el mundo, las cerveceras y otros grandes usuarios industriales del agua se han convertido en el centro de la lucha climática en México, con activistas que lideran un movimiento para reclamar recursos de las corporaciones que ha ganado reconocimiento en los niveles más altos del Gobierno.

Incluso la promesa de empleos y desarrollo económico se está agotando a medida que los fenómenos meteorológicos extremos ponen de manifiesto la disparidad en el acceso al agua entre la industria privada y los hogares, lo que obliga a algunas de las marcas mundiales más importantes a pisar un terreno inseguro.

Objetivo de activistas

Los cerveceros en particular se han convertido en un objetivo para los activistas, dada la presencia de la industria en el norte propenso a la sequía.

Heineken, Anheuser-Busch InBev y Constellation Brands operan grandes plantas en los estados del norte que aprovechan la proximidad a los consumidores en los Estados Unidos, donde las cervezas importadas más populares son las mexicanas. En general, las cerveceras mexicanas vendieron más de 5 mil millones de pesos en cerveza en el extranjero el año pasado, lo que convirtió a México en el principal exportador mundial de la bebida, según el Banco Mundial.

Sin embargo, en julio, ocho de los 32 estados de México experimentaron una sequía de moderada a extrema, lo que provocó que más de la mitad de sus 2 mil 463 municipios enfrentaran escasez de agua, según la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En respuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en agosto que terminaría con la producción de cerveza en el norte, donde opera la mayoría de la industria, y la enviaría al sur, que es más rico en agua.

“Esto no quiere decir que no vamos a producir más cerveza”, dijo durante una conferencia de prensa. “Es para decir que no vamos a producir cerveza en el norte. Eso se acabó”.

López Obrador aún no ha cumplido con la amenaza y los expertos de la industria dicen que hasta ahora, la producción de cerveza en el norte no se ha visto afectada por sus comentarios. Pero la posición del presidente refleja un amplio desafío para el negocio de miles de millones de dólares, que utiliza cantidades extraordinarias de agua en un momento en que los efectos del cambio climático se sienten con mayor intensidad.

Derechos sobre el líquido

Para hacer cerveza se necesitan alrededor de dos litros y medio de agua para producir un litro en México; los cerveceros aquí compran derechos para obtener acceso al agua del Gobierno federal en acuerdos que pueden durar décadas.

El permiso de agua de Heineken en el estado de Nuevo León, donde está Monterrey, asciende a unos 6 millones de metros cúbicos al año, según el gobernador Samuel García. Los acuíferos de los que extrae la planta están separados del suministro municipal, que depende principalmente de tres presas.

Eso permitió en gran medida que la compañía evitara el mismo destino que la ciudad este verano, cuando la falta de lluvia batió récords y redujo los suministros de las represas, dijo Salvador Corrales, profesor del Colegio de la Frontera Norte de Monterrey que ha estudiado el uso local de agua de Heineken.

A medida que la crisis empeoraba, las autoridades comenzaron a presionar públicamente a las empresas privadas con importantes derechos de agua para que cedieran parte de su asignación a la ciudad.

Casi al mismo tiempo, García dijo que Heineken estaba usando sólo alrededor de dos tercios del agua permitida y exigió que la empresa enviara el excedente al estado. Heineken acordó una transferencia temporal de 600 mil metros cúbicos, además de una entrega de sus pozos equivalente a alrededor del 20 por ciento del consumo de la cervecería.

La cervecera también llenó cinco camiones cisterna con agua limpia cada semana para su distribución a las comunidades locales y donó un millón de pesos a la ciudad, según la compañía.

Los efectos de una concesión

Varias otras empresas también acordaron desviar parte de sus reservas, incluido el gigante siderúrgico Ternium, uno de los mayores tenedores de concesiones industriales en el estado y un importante embotellador de Coca-Cola.

Casi el 5 por ciento del agua de México es consumida por usuarios industriales, según la Conagua, una porción pequeña pero significativa del suministro en un país que ha lidiado durante mucho tiempo con la escasez de agua.

Como el Gobierno federal ha asignado permisos de agua a usuarios industriales, argumentan los activistas por los derechos de agua, no ha considerado adecuadamente el entorno local y el efecto que la concesión podría tener en el acceso al agua para los hogares.

“Dar concesiones con base en criterios de mercado ha creado estos problemas”, dijo Iván Martínez Zazueta, estudiante de doctorado en geografía que ha abogado en contra de la expansión de la industria cervecera en la ciudad fronteriza de Mexicali. Martínez ha pedido mejoras en la forma en que se miden los efectos de una concesión antes de que se autorice.

Las prácticas de sostenibilidad implementadas por las empresas en los últimos años han permitido a los cerveceros mexicanos hacer cerveza con menos agua que el promedio internacional, y la industria emplea a cientos de miles de trabajadores en trabajos agrícolas y embotelladores, según Brewers of Mexico, una asociación comercial.

Pero a medida que las cervecerías continuaron la producción en gran medida sin disminuir este verano a pesar de la sequía, esa buena voluntad se puso a prueba, ya que se difundieron cuentas de tiendas en que se agotó el agua pero aún tenían cerveza y refrescos.

Los fabricantes aumentaron su producción en casi un 5 por ciento en los primeros ocho meses de 2022 en comparación con el año pasado, según un informe reciente de Brewers of Mexico.

Los partidarios de las cervecerías se apresuran a decir que la orientación del uso del agua de la industria está mal dirigida. El sector agrícola de México es responsable del uso de alrededor del 76 por ciento del suministro de agua del país, según la Comisión Nacional del Agua. La industria cervecera, según José Luis Luege, exjefe de la Conagua, absorbe alrededor del 0.02 por ciento.

Las afectaciones en el sur

Si bien la autoridad federal del agua puede revocar los contratos actuales con las cerveceras, lo más probable es que la medida se enfrente a desafíos legales. En cambio, los analistas de la industria predijeron que los comentarios del presidente López Obrador podrían significar que el Gobierno se negaría a emitir futuros contratos a cerveceros en el norte.

Sin embargo, hay señales de que la administración está trabajando para suavizar su postura hacia el acceso al agua industrial. El mes pasado, fue despedido el funcionario a cargo de otorgar concesiones de agua en la Comisión Nacional del Agua, un veterano activista por los derechos del agua que, según se decía, estaba retrasando el proceso de contratación. La agencia dijo que la medida se tomó para “acelerar” un esfuerzo por reducir los retrasos.

Si el resto de la industria se ve obligada a mudarse al sur, la producción podría verse afectada. Los analistas dicen que el sur de México está mal equipado para albergar la industria en expansión.

Desde la falta de acceso al transporte ferroviario hasta una menor fuerza laboral, “el sur del país no tiene la infraestructura que tiene el norte”, dijo Raúl Rodríguez, exejecutivo de Modelo, cuya organización, el Consejo Consultivo del Agua, trabaja con cerveceros y el Gobierno.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search