Nacional

Alertan por uso excesivo de fuerza contra mexicanos en EU

El Cónsul de México en San Diego, Carlos González, señaló que recientemente murieron dos migrantes mexicanos por parte de autoridades estadounidenses

Isabella González
Agencia Reforma

lunes, 26 octubre 2020 | 19:42

Ciudad de México— El Cónsul de México en San Diego, Carlos González, aseveró que es preocupante el uso desproporcionado de la fuerza por parte de autoridades estadounidenses en contra de dos migrantes mexicanos que fallecieron en menos de cinco días en dicha zona en California. 

"Al Gobierno de México lo que le preocupa es el uso desproporcionado de la fuerza contra sus connacionales y lo que sí da cuenta es que hay una necesidad permanente de entrenamiento, y por parte de México, una demanda persistente para que no se use fuerza letal cuando se trate sobre todo de personas que no están armadas, como probablemente sucedió en estos dos casos", expuso en entrevista con REFORMA.

"En menos de cinco días, dos nacionales mexicanos han tenido encuentros fatales con oficiales encargados de aplicar la ley", añadió.

La madrugada del 19 de octubre, José Alfredo Castro Gutiérrez falleció luego de que un elemento de la policía de San Diego le disparó, y el 23 de octubre, un segundo mexicano murió tras un encuentro con agentes de la Patrulla Fronteriza en uno de los puentes peatonales de San Ysidro y Tijuana.

El domingo, el Gobierno de México informó que solicitó a autoridades de Estados Unidos esclarecer la muerte de los dos mexicanos.

González detalló que, tanto por teléfono como por escrito, el Consulado de México en San Diego pidió al jefe de policía en San Diego y al jefe de la Patrulla Fronteriza de la zona una investigación transparente, imparcial y expedita.

"Tan pronto supimos de ambos incidentes, yo me comuniqué con el jefe de la policía y con el jefe de la Patrulla Fronteriza. Ahí les adelantamos que pediríamos una investigación transparente, imparcial y expedita para cada caso y lo pusimos por escrito de inmediato", dijo.

El Embajador detalló que se recurrió también a los abogados consultores del Consulado para pedir evidencias, específicamente videos, de lo sucedido en ambos casos.

Aunque las autoridades mexicanas todavía no conocen a detalle las circunstancias de los encuentros fatales, González refirió que hay una posibilidad de que ambos mexicanos presentaran problemas de salud mental, lo que los hacía más vulnerables frente a los agentes de seguridad estadounidenses

Además, señaló que es probable que ninguno de los mexicanos estuviera armado.

"En el caso de José Alfredo, fue un encuentro en la madrugada donde se llama a la policía porque él tiene un comportamiento errático y al momento de salir de su casa, tres policías responden al llamado. Uno lo inmoviliza con una descarga eléctrica, otro le dispara una bala de goma, no letal, y un tercero dispara su arma de fuego", relató.

"Yo no quisiera prejuzgar, no conozco los detalles del caso, no hemos tenido acceso a los videos, apenas se está generando toda esa evidencia, pero naturalmente nos preocupa el uso desproporcionado de la fuerza y, en particular, nos preocupa la posibilidad de que se trate de una persona con problemas de salud mental, que la hace en sí misma vulnerable".

En el segundo caso, del cual ya se identificó a la víctima y ya se contactó a los familiares, el diplomático mexicano destacó que fue en un lugar donde a diario transitan miles de personas.

"En el otro caso lo que sabemos es que trata de ingresar, tiene un encuentro con el agente de la Patrulla Fronteriza, pero no estamos hablando de un área desértica o aislada, estamos hablando del puente peatonal, un lugar donde todos los días entran miles de personas y de alguna manera ese encuentro termina siendo fatal", expuso.

"Lo mismo, todavía no conocemos las circunstancias en detalle, pero te comparto que nos preocupa el posible uso de la fuerza, el uso de la fuerza letal en contra de nuestro connacional y nos preocupa igual de una persona con problemas de salud mental", agregó.

Cuestionado sobre si eventualmente se podrían tomar acciones, el Cónsul afirmó que esto corresponde a la Cancillería.

"Nuestro trabajo es informar a la Embajada y a la Cancillería sobre los elementos que podemos recabar sobre el análisis y la interpretación que hacen nuestros abogados sobre el caso y sobre la información que intercambiamos con organizaciones no gubernamentales aquí en San Diego", sostuvo.

"Nuestro trabajo es hacerle llegar esos elementos a la SRE y ellos tomarán decisiones, tanto jurídicas como legales, en la medida como vaya evolucionando el caso".

De acuerdo con el Cónsul, de 2010 a la fecha se han registrado en total seis casos de mexicanos que han fallecido en circunstancias parecidas, tras encuentros con encargados de la seguridad estadounidenses.

"De 2010 para acá ha habido más casos como el de Anastasio Hernández Rojas, quien fue ultimado por agentes migratorios estadounidenses en 2010, o el de Cruz Marcelino Velázquez Acevedo en 2013, Graciela López Franco que murió ahogada en 2015 durante su intento de ingreso a Estados Unidos después de que su embarcación fuera detenida mediante uso de la fuerza por parte de autoridades estadounidenses que fue en 2015, luego el caso de Marco Nápoles en 2018 y luego estos dos casos de connacionales en la semana pasada", recordó.