PUBLICIDAD

Nacional

Ahuyenta sequía a aves migratorias en Edomex

Los vecinos notaron a finales de diciembre la llegada de ejemplares, pero una semana después dejaron de verlos

Dana Estrada
Agencia Reforma

jueves, 12 enero 2023 | 06:28

Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Cuautitlán Izcalli.- Conforme baja el caudal del lago Espejo de los Lirios, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, lo hace también la presencia de aves migratorias, reportan habitantes y especialistas.

El último suministro de agua tratada fue cerrado en 2021. Se trataba de un pequeño afluente cerca de la entrada principal y que fue donado por una empresa de lácteos que opera en el municipio.

PUBLICIDAD

En la actualidad no hay recargas, lo que es evidente en la reducción del perímetro y la profundidad. Además de las complicaciones para peces y patos, también padecen los pelícanos americanos, que desde el 2000 lo utilizaban como punto de arribo, provenientes de Canadá.

Los vecinos notaron a finales de diciembre la llegada de estos ejemplares, pero una semana después dejaron de verlos.

"Ya casi no hay agua", comentó Francisca Contreras, quien acude semanalmente a caminar a este parque, "si las garzas y patos se paran, sus patas se ven, lo que asusta porque quiere decir que el agua se está acabando".

Intentan rescatar especies

En 2021, debido a la sequía en el Valle de México y al cierre del área natural todavía por la crisis de Covid-19, residentes alertaron por el descenso de líquido y la muerte de peces y aves. Esta situación los llevó a intentar reavivar el embalse con pipas de agua.

"Lo hicimos como una alternativa para que las más de 100 especies que viven aquí continuarán, quizá no fue la mejor opción, pero se intentó ayudar. Lo que estamos viendo es la falta de lluvias y un deterioro de nuestra naturaleza", explicó un representante de Hidratando Izcalli.

Este grupo integra a 30 colonos que limpian y conservan la zona con ayuda de científicos.

'¿Dónde está el agua de la zona?'

De acuerdo con Alejandro Alva Martínez, biólogo e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, las aves migratorias llegan por la calidad del agua y el número de peces que hay en él.

Sin embargo, no encontrar alimento o buenas condiciones del líquido provoca que las parvadas vuelen a otras lagunas de la zona o, incluso, hasta Xochimilco.

"Los lagos urbanos, como es el caso de Espejo de los Lirios, se mantienen de agua incorporada. El año pasado satelitalmente se reportaba .16 kilómetros de agua y este año está en .14 kilómetros. Se le tiene que preguntar a la Comisión del Agua del municipio y el Estado de México, dónde está esa agua que se otorgaba a esta zona", cuestionó Alva.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search