Agotado por caravanas, México retira bienvenida a migrantes

Tras varios grupos de centroamericanos que han arribado al país y bajo las amenazas de Trump, los mexicanos empiezan a tomar más cautela

El Diario de Juárez
viernes, 05 abril 2019 | 13:55

Mapastepec, Chiapas.- Cuando una enorme caravana de migrantes llegó en otoño a esta población del sur mexicano, los vecinos salieron a las calles a ayudar.

Pero seis meses y varias caravanas después, gran parte de esa bienvenida ha desaparecido. La mayoría de los reporteros se retiraron. Y México está comportándose con mayor cautela en torno a permitir que las caravanas arriben a la frontera estadounidense, publicó The Washington Post.

Para irritación del presidente Trump, México básicamente ha recibido a las caravanas migrantes que han cruzado el país en el curso del último año. Pero el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador siente más presión para tomar medidas estrictas, tanto por parte del gobierno de Estados Unidos como de los mexicanos cansados.

Las crecientes diferencias por las caravanas han revelado contradicciones en la política migratoria de México. López Obrador es defensor de los migrantes mexicanos en Estados Unidos. Igual que muchos mexicanos, ha manifestado compasión por las familias centroamericanas que conforman la mayoría de los migrantes que intentan cruzar la frontera estadounidense. Ha prometido más medidas destinadas a integrarlos a la sociedad mexicana, intentando iniciar proyectos para darles trabajo en sus propios países.

Pero también ha recortado los presupuestos de la dependencia migratoria federal y el programa de asilos mexicanos a fin de concentrarse en otras prioridades, incluso mientras se disparaba el número de migrantes. Preocupados por el creciente tráfico, los funcionarios mexicanos están contemplando un plan para contener en términos prácticos a numerosos migrantes en la región sur del país. Las autoridades también han accedido a la polémica solicitud del gobierno de Trump de mantener a los migrantes en México mientras piden asilo en Estados Unidos, trámite que puede prolongarse por meses o años.

Las caravanas son polémicas en parte debido a su gran visibilidad. Y sus miembros son personas más necesitadas que los migrantes que han pagado miles de dólares a los polleros por el traslado.

“En Tapachula y otras ciudades pequeñas del sur, la situación está volviéndose intolerable para los grupos locales”, dijo María Dolores París Pombo, científica social que estudia la inmigración en el Colegio de la Frontera Norte. “No hay recursos para atender a la enorme cantidad de personas que llegan y luego se quedan varadas” esperando visas y asistencia.

En México, donde mucha gente tiene familiares o amigos que han cruzado la frontera de Estados Unidos para trabajar ilegalmente, la inmigración sin papeles no ha sido el tema políticamente explosivo que ha sido del lado norte.

Pero en los lugares rebasados por los migrantes, eso podría estar empezando a cambiar.

Esta semana, el secretario de Relaciones Exteriores de México negó que la política migratoria haya cambiado en respuesta a la presión estadounidense. Pero en Tapachula varios grupos sin fines de lucro señalaron que al parecer en los últimos días han aumentado las detenciones.