Nacional

Afirman en SRE que EU reclama mucho, pero ayuda poco

'Está muy preocupado por lo que entra, pero todo lo que sale de su país no les interesa en lo absoluto', dijo Fabián Medina

Isabella González
Agencia Reforma

jueves, 15 octubre 2020 | 17:54

Ciudad de México— El Jefe de Oficina del Secretario de Relaciones Exteriores, Fabián Medina, afirmó que Estados Unidos reclama pero no coopera en el tema de violencia e inseguridad en México y que tiene que ver con el narcotráfico hacia ese país.

"Los Estados Unidos reclaman mucho, pero ayudan poco. Estados Unidos no coopera, es la realidad. Estados Unidos está muy preocupado por lo que entra, pero todo lo que sale de su país no les interesa en lo absoluto", expuso al recibir un premio. 

En el acto de la Asociación Nacional de Locutores, el funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo que el Canciller le instruyó hacer un diagnóstico completo en materia de armas, que se entregará al nuevo Gobierno estadounidense tras las elecciones de ese país el próximo 3 de noviembre.

"El Canciller me instruyó que hagamos un recuento de las acciones que hemos hecho en materia de armas, tanto en México como en diversos foros, para presentar el diagnóstico entero con el Presidente y, sobre todo, vamos a elaborar el posicionamiento nuevo del Gobierno de México frente al nuevo Presidente de Estados Unidos", expresó.

"Esperaremos los resultados en las próximas elecciones con mucho cuidado y quien salga ganador en las próximas elecciones convocaremos a una reunión bilateral para presentar el diagnóstico completo de armas y el posicionamiento de lo que requerimos de la nueva administración, gane quien gane", añadió.

Medina indicó que a las autoridades actuales les presentaron un diagnóstico preliminar que señala que el 70 por ciento de las armas ilegales aseguradas en México vienen de Estados Unidos.

"Les decimos y no les gusta. Les presentamos el diagnóstico y siguen sin hacer caso", afirmó.

En su participación, el Jefe de Oficina de Marcelo Ebrard señaló también que después de ser Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el funcionario fue traicionado y perseguido por Miguel Ángel Mancera.

"Todas aquellas personas a las que encumbró desaparecieron, no lo conocían. No le contestaban. Fuimos muy poquitos los que estuvimos presentes durante toda la persecución", relató.

"A un amigo se le respeta, se le quiere y sobre todo se le apoya, más en las malas que en las buenas. En las malas faltan y en las buenas sobran los amigos", agregó.

Medina aseveró que Mancera es "un delincuente" y quienes lo secundan también.

"Miguel Ángel es un delincuente y los que lo secundan y los que lo apoyan, empezando por los hermanos Serna, siguiendo por Héctor Serrano, son unos delincuentes, y no lo digo yo, lo dicen todas las publicaciones periodísticas que han dado cuenta de sus múltiples actos delictivos", manifestó.

"Enfrentamos la persecución, nos estuvieron siguiendo. Afortunadamente no teníamos nada que esconder y no son tan buenos".

Refirió que a Ebrard lo creían fuera de la política hasta que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo invitó a formar parte de su campaña.

"Empezamos a hacer poquitas cosas, pero muy buenas. Yo le decía con que nos dejen un resquicio en la puerta nos vamos a meter en la cocina, y parece que hoy estamos en la cocina, pero en la cocina se quema duro, la cocina hirviendo, salta el aceite, el gas no llega, se quemaron los frijoles. Lo nombraron Canciller en un momento muy difícil para México, el tema de la migración, uno de los grandes temas de la agenda binacional, se hizo patente en la agenda del Presidente Trump", recordó.

"Vinieron los amagos, las amenazas y lo más fácil era pelearse. Cuando hay pleito lo más fácil es contestar, pero el Canciller dijo no nos podemos pelear, no ganamos nada con pelear, y diseñamos un programa migratorio alineado a la política exterior mexicana y alineado sobre todo al pacto en Marruecos", añadió.

Finalmente, dijo que se decidió implementar un operativo sin precedentes en México para reducir la migración 67 por ciento en seis meses.

"El Presidente Trump tiene su forma de gobernar, no nos metemos con ellos. Y decidimos implementar un operativo sin precedentes en México. Afortunada o desafortunadamente el Presidente López Obrador confía mucho en el Canciller y nos encargaron el diseño del programa migratorio", expresó.

"Se cayó la amenaza de los aranceles y la migración pasó a ser un problema de segundo o tercer nivel".