Nacional

Advierten riesgos para Nochebuena en México

Aunque en el país existe germoplasma en vida silvestre, en varias regiones carece de protección y de estrategias de conservación

Agencia Reforma

lunes, 22 noviembre 2021 | 14:54

Sader

Ciudad de México.- Las fiestas decembrinas no estarían completas sin las flores de Nochebuena. Sin embargo, sólo dos de las 16 variantes genéticas que existen en México se explotan comercialmente, de acuerdo con Laura Trejo Hernández, investigadora del Instituto de Biología (IB) de la UNAM.

Aunque en el país existe germoplasma (material genético que puede generar nuevos individuos) en vida silvestre, en varias regiones carece de protección y de estrategias de conservación, por lo que está en riesgo su permanencia debido a constantes cambios en el uso del suelo.

"Solamente un 30 por ciento de las nativas están amparadas en áreas protegidas del país", alertó la especialista en un comunicado.

La Nochebuena es nativa de Mesoamérica. Crece de manera natural desde México hasta Costa Rica. En la época prehispánica, era conocida como "Cuetlaxóchitl", que significa "flor que se marchita" en náhuatl porque es una referencia su periodo de floración, que coincide con el inicio del invierno. En cuanto termina tal estación, deja de crecer.

Los jardines botánicos prehispánicos cultivaban flores de Nochebuena, Moctezuma recibía estas plantas de Guerrero y Morelos, y los mexicas extraían pigmentos rojos de este cultivo para teñir textiles, señala el Códice Florentino e "Historia de las Plantas de Nueva España" de Francisco Hernández.

Se cree que los frailes franciscanos utilizaron la Nochebuena en Taxco, Guerrero, para festejar el nacimiento de Jesús. De ahí surgió el vínculo entre la flor y la Navidad, comentó Trejo Hernández.

Durante el año pasado, la producción cayó en el país en el marco de la pandemia del Covid-19: pasó de 19 millones 113 mil 464 plantas en 2019 a 16 millones 268 mil 524 en 2020, informó la académica.

En México, el cultivo de Nochebuena genera tres mil 500 empleos directos, pero durante noviembre y diciembre asciende hasta siete mil 500.

Trejo Hernández trabaja en el Laboratorio Regional de Biodiversidad y Cultivo de Tejidos Vegetales del IB Unidad Tlaxcala para determinar la distribución natural de la flor. Junto a su equipo, también recopila documentos históricos sobre la salida del germoplasma silvestre hacia Estados Unidos.

close
search