Acaparan a Morena ‘arribistas’ de otros partidos

Falta de preparación y experiencia de los militantes son algunas de las razones para la inclusión de expriistas

Itzel Ramírez / La Verdad
Especial para El Diario
lunes, 21 octubre 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Políticos formados, postulados y hasta otrora líderes del PRI, PAN y otros partidos acaparan y se disputan puestos claves de la estructura de Morena en Chihuahua, instituto político que se encuentra en pleno proceso de renovación de sus dirigencias estatales y nacionales.

Para Martín Chaparro, presidente estatal de Morena en Chihuahua, la llegada y participación de exmilitantes del PRI y del PAN en el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador es la consecuencia de las carencias de la organización de izquierda. 

“Es un problema de estructura fundamental, en Morena no tenemos los cuadros preparados y la prueba está en el desastre que traen nuestros compañeros de servidores de la nación. Los caracteriza el asunto de la inexperiencia y la falta de conocimiento de la administración pública y la flojera de no aprender rápidamente lo que no se tiene que hacer”, consideró Chaparro, fundador de Morena y dirigente estatal desde 2015.

Además de su inclusión en la estructura partidista de Morena, muchos arribistas de otros partidos se colocaron en la administración federal emanada de Morena.

Falta de preparación de los militantes de Morena, aprovechamiento de la experiencia de políticos de otras militancias y hasta incapacidad para ocupar las vacantes disponibles son algunas de las razones aducidas por integrantes y dirigentes del partido para la inclusión de expriistas a la administración pública federal, a poco menos de un año del inicio del gobierno del presidente López Obrador.

Entre los políticos de otros colores partidistas que han llegado al Gobierno federal, con cargos en el Estado, está Mayra Chávez Jiménez, exdiputada local y expresidenta municipal del PRI en Ciudad Juárez, ahora encargada del programa Jóvenes Construyendo el Futuro de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. 

Sobre Mayra Chávez pesan denuncias penales del Gobierno estatal de Javier Corral por presuntos actos de corrupción, al encontrar que se hicieron descuentos ilegales en los sueldos de empleados de confianza de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) en Ciudad Juárez para aportarlos al PRI, que entonces era dirigido por la ahora funcionaria federal.

También está el expriista Óscar Leos Mayagoitia, quien ocupa el puesto de subdelegado regional de la Secretaría de Bienestar, dependiente del delegado Juan Carlos Loera de la Rosa, en los hechos representante del presidente López Obrador en Chihuahua. Dos años después de su renuncia al PRI (en 2017), Leos Mayagoitia tiene un sueldo de más de 50 mil pesos mensuales, su esposa María del Carmen González ha sido nombrada administradora del ISSSTE en Cuauhtémoc, razón por la que existe una denuncia por nepotismo en la Secretaría de la Función Pública Federal. 

La denuncia, hecha pública en una de las conferencias de López Obrador, no es el primer cuestionamiento hecho a la cuarta transformación por la inclusión de políticos de otros partidos; en enero de este año, Jorge Esteban Sandoval, exdirigente estatal del PRI y exdiputado federal, ocupó la delegación del Issste en la entidad. Hacia finales de mayo, Esteban Sandoval presentó su renuncia tras protestas de los trabajadores y de militantes de Morena.

Según Loera, la salida de Sandoval se debe a que “no cumplía con el perfil de la cuarta transformación”.

La llegada del priismo a Morena no es nueva. Tan sólo el año pasado, los candidatos a las dos alcaldías más importantes del estado, Juárez y Chihuahua, fueron dos expriistas: Javier González Mocken y Fernando Tiscareño. Actualmente, Javier González Mocken ha manifestado su intención de continuar en los procesos del partido, mientras que su hermano Héctor es asesor del senador Cruz Pérez Cuéllar; en tanto que Tiscareño se postuló para ser consejero en la elección pasada de consejeros, aunque no obtuvo los votos necesarios. 

En Juárez, durante la campaña de González Mocken, uno de los personajes recurrentes fue Alfonso Murguía, familiar del exalcalde priista Héctor Murguía Lardizábal. Alejandro Loaeza, expresidente municipal suplente, se unió también al grupo que dentro de Morena impulsa el excandidato González Mocken. 


Defienden a los ‘arribistas’ 

Juan Carlos Loera de la Rosa, quien se desempeñó desde 2015 hasta 2018 como secretario general de Morena, defiende la inclusión de perfiles de otros partidos tanto en el Gobierno federal como en el movimiento “lopezobradorista”. 

“No debemos nosotros restringir la participación de la gente en acciones de gobierno priorizando su participación en un partido político, eso tampoco es ético, nosotros lo que tenemos que buscar es profesionalismo, integridad, ética, honestidad”. 

“La gente que ha participado nueva en el Gobierno federal toda tiene un referente. A algunos los conozco de la lucha de mucho tiempo, a otros no (pero) no se trata de que llegue uno nuevo y que vaya a quitarle el trabajo a toda la gente y sobre todo a la gente que tiene capacidades, eso no lo voy a hacer”, indica Loera, la figura de más cercanía con el presidente López Obrador. 

Fernando Meléndez, Abril Gómez y Martha Laguette, expriistas, forman parte de la estructura del partido de López Obrador, mientras que figuras como Marco Adán Quezada, y Fermín Ordoñez han manifestado cercanía con Morena e interés por ingresar a sus filas una vez que se abran las afiliaciones, cerradas desde 2017. 

A Morena también han llegado políticos prominentes del PAN como Jaime Beltrán del Río, exalcalde de Delicias y excandidato a la gubernatura por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 2016; así como Cruz Pérez Cuéllar, exdirigente estatal del blanquiazul, también excandidato a la gubernatura en 2016 por el partido Movimiento Ciudadano y actual senador por Chihuahua. 

Para Benjamín Carrera, diputado local y fundador de Morena, la inclusión de externos ha sido necesaria ante la incapacidad de su partido de formar a quienes integren la función púbica. 

“Morena tiene una debilidad muy grande, no tenemos los cuadros preparados para en un momento determinado asumir el monstruo que es el aparato de Gobierno estatal, nacional o lo que se requiera, y esa debilidad hace que de alguna manera la operatividad en el tema nos quede muy grande”, concede en entrevista. 

“Este triunfo nos agarró totalmente de sorpresa. Mientras no hagamos eso y sigamos agarrando de todos lados y hagamos las cosas de forma tan improvisada, es un problema muy grave”, abunda el legislador. 

Los resultados de Morena en las elecciones federales y locales de 2018, analiza Carrera, se explican también por la participación de otras fuerzas políticas que, ajenas a la izquierda, impulsaron a López Obrador y a los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia. Pasados los comicios, la evaluación hecha por el legislador es que estas uniones no han podido traducirse en bloques políticos consolidados. 

“El triunfo del licenciado Andrés Manuel tiene varias explicaciones, una de ellas, y no podemos dejarlo de lado, es que logró acuerpar varias expresiones políticas en el país, en Chihuahua, en Juárez y en todos lados”, explica.

Cuando menos en el Congreso chihuahuense, la coalición no significó la formación de un bloque opositor al Gobierno panista, ni siquiera recién iniciada la legislatura. Tanto el Partido del Trabajo, con dos posiciones, como el Partido Encuentro Social, inicialmente con cuatro legisladores, se han alineado con el PAN en las votaciones donde Morena presentó una postura contraria, como en el tema de la reestructuración de la deuda o en la conformación de los órganos de gobierno del Congreso. 


Negociaciones de la izquierda

Con 47 mil 157 afiliados en todo el estado hasta 2018 y con el proceso de renovación en marcha, Morena enfrenta, de acuerdo con Chaparro, un momento fundamental en el que se definirá el futuro del partido.

“La izquierda en Chihuahua nunca avanzó porque muchos compañeros usaban los espacios como puestos para obtener recursos, hicieron de la política su modus vivendi”, señala el dirigente estatal. 

Que el propio Chaparro haya quedado fuera de los consejeros electos, al igual que Tiscareño o Meléndez, que González Mocken no haya podido participar en la elección interna o que no haya un grupo dominante en los comicios de consejeros estatales, señala Carrera, es el símbolo de que se requieren las negociaciones entre los grupos y de que hasta ahora la integración de liderazgos de otros partidos no ha opacado a los fundadores de Morena.

“Ni Juan Carlos (Loera) ni Cruz (Pérez Cuéllar), ninguno de los dos ni nadie más tiene una clara mayoría, eso abre la necesidad de que haya negociación y se estaba polarizando un poco el tema y con eso se da la necesidad de que lleguen a consensos y a diálogo”, menciona el diputado. 

Para 2020, Morena contará con un presupuesto de más de 40 millones de pesos en el estado, el segundo después del designado al PAN. La cifra, mayor en más de 185 por ciento si se compara con los 14 millones obtenidos en 2018, ilustra el crecimiento del partido tras las elecciones de 2018. 

El cierre de las afiliaciones a Morena, poco antes de las elecciones de 2018, obedeció, de acuerdo con lo que ha señalado la dirigente nacional Yeidckol Polevnsky, a una estrategia de “blindaje” para evitar las afiliaciones en masa al partido, se informó.

Hasta ahora, la cerrazón del padrón no ha impedido que a los puestos del Gobierno federal y de elección popular ganados bajo las siglas de Morena, lleguen políticos de larga trayectoria en otros institutos políticos.

Con la elección en puerta de sus cuadros directivos queda por ver si estos políticos avanzan y logran posicionarse en la estructura partidista, pues será el próximo 10 de noviembre cuando se renueve el Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Chihuahua y los días 23 y 24 del mismo mes la dirigencia nacional.


[email protected]