Abuchean a AMLO en inauguración de estadio de beisbol

'No voy a hablar mucho porque hay algunos de la porra del equipo fifí', dijo el presidente de México

Reforma
domingo, 24 marzo 2019 | 07:09
Reforma

Ciudad de México— Esta vez no tuvo el control. Acostumbrado a estar en el bat, al presidente Andrés Manuel López Obrador le tocó pitchear y aventó una bola desganada, tibia, aunque presumía lanzar a 95 millas.
No quiso permanecer mucho tiempo en el campo del nuevo estadio de Los Diablos. Ahora no fue la estrella. En las gradas resonó un abucheo general nada más pisó el diamante.
"¡Fuera, fuera, fuera!", le gritaron.

También le chiflaron mentadas.
El público le lanzó al presidente una bola con moña que él no supo conectar, y eso que, como ha dicho antes, batea arriba de 300.
"No voy a hablar mucho porque hay algunos de la porra del equipo fifí, pero la mayoría de la gente está a favor del cambio", dijo al micrófono.
El estadio, teñido de rojo, le respondió con un nuevo abucheo y una rechifla. Lo poncharon.
"Ahora sí vamos a pichar, les voy a seguir tirando pura pejemoña, los voy a seguir controlando con lisas, con rectas de 95 millas y con curvas. Vamos a seguir ponchando a los de la mafia del poder", dijo.
El beisbol es apasionado, señaló el Mandatario. El estadio lo sabía.
"El beisbol es más que un deporte: es una pasión fecunda que requiere de cabeza, de corazón y de carácter", definió López Obrador.
Como una bola curva, al Presidente se le regresó el abucheo que padecieron todos los gobernadores de Oposición durante los mítines que ha encabezado durante sus giras de trabajo.
Quien sí se llevó los aplausos fue Alfredo Harp Helú, dueño de Los Diablos y patrocinador de la construcción del nuevo estadio.
El empresario afirmo que los mexicanos sí saben trabajar en equipo.
"México siempre juega en equipo, pero ahora va a redoblar sus esfuerzos para jugar en equipo", señaló Harp Helú.
El Presidente reiteró que su Administración promoverá la práctica del beisbol, cuya oficina invertirá anualmente 350 millones de pesos. Ni aún así convenció del todo a los beisboleros.
Daniel Hernández, aficionado de Los Diablos, quienes se enfrentaron ayer a Los Padres de San Diego, opinó que el mandatario ha conectado pocos tiros.
"Ahorita es muy pronto para evaluar, apenas son poco más de 100 días, pero, hasta donde se ve, está haciendo un buen papel", concedió.
El beisbol, sostuvo, es un antídoto contra la violencia.
"Está bien promocionar este deporte que, a diferencia del futbol aquí no se da la violencia, puedes estar a un lado de un aficionado de cualquier equipo y no pasa nada", describió.
- ¿Tú le crees al Presidente que batea arriba de 300?
- La verdad, no, dio.
Tras la inauguración, el Presidente López Obrador subió a un palco y se sentó junto a Harp Helú. Con ellos estuvieron su hijo menor, Jesús Ernesto, y la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum.
La señora Josefina Leyva, quien acudió con sus sobrinos al encuentro, señaló que ha presenciado partidos de hasta 8 horas. El juego nacional, refiere, durará ahora seis años.
"Yo espero que le vaya muy bien, porque si a él le va bien nos va bien a todos", definió por su parte Gustavo García.