Avanza parte de Caravana en autobuses

El transporte fue proporcionado por la iglesia evangélica Ebenezer en Huixtla

Reforma
domingo, 20 enero 2019 | 12:11

Huixtla.- La Caravana migrante siguió su trayecto hacia Estados Unidos a bordo de autobuses que les proporcionó la iglesia evangélica Ebenezer.


Unos 800 centroamericanos abordaron 11 camiones en Huixtla para dirigirse directamente a Chahuites, Oaxaca.


Según lo planeado por los indocumentados, descenderán de las unidades en los puntos migratorios para cruzarlos caminando.


El resto de la Caravana, unos mil migrantes, decidió continuar a pie su camino hacia el norte del País.


Los centroamericanos acordaron avanzar en tanto regresan los autobuses por ellos.


Protección Civil, la Secretaría de Salud y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Chiapas habilitaron módulos de atención sobre la carretera Costera para atender el paso de los extranjeros.


Continúan trámite en Suchiate

En el Puente Internacional Rodolfo Robles unos 300 migrantes continúan realizando el trámite de regularización.


En el recinto migratorio y aduanal las autoridades instalaron un albergue para brindar ayuda humanitaria a los centroamericanos mientras esperan los cinco días contemplados para la entrega de la tarjeta de visitante por razones humanitarias.


Además, un grupo de 30 personas fue contratado en el programa de ocupación emergente para remozar el estadio municipal de Suchiate.


Óscar Carrillo, de Honduras, dijo que el Instituto Nacional de Migración lo citó el martes de la próxima semana para resolverle su trámite.


De obtener la tarjeta dice que buscará un empleo en esta región mientras junta para el pasaje para ir a Monterrey, donde piensa quedarse con una prima hermana.


"Si encuentro un buen trabajo me quedo a vivir en México. Una muestra aquí está (estamos trabajando) nosotros no venimos a delinquir, no somos delincuentes, venimos a trabajar", dice mientras pinta la barda del estadio.


El objetivo, aseguró, es poderle brindar una mejor vida a su esposa y cuatro hijos que dejó en su país.