Adelgaza CJF su estructura

Pleno del CJF aprobó ayer que la SEA se haga cargo de las funciones y competencias de las áreas desaparecidas

Reforma
miércoles, 16 enero 2019 | 23:17

Ciudad de México— El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) ordenó la desaparición de su Secretaría Ejecutiva de Finanzas y Recursos Personales y dos de sus direcciones generales como parte del plan de austeridad de su nuevo presidente, el ministro Arturo Zaldívar.

De acuerdo con un comunicado del órgano regulador de jueces y magistrados federales, el Pleno del CJF aprobó ayer que la Secretaría Ejecutiva de Administración (SEA) se haga cargo de las funciones y competencias de las áreas desaparecidas.

"De esta forma, el Poder Judicial de la Federación cumple su compromiso de hacer más, con menos", señala el texto oficial sobre este primer ajuste a su estructura administrativa.

La Secretaría Ejecutiva de Finanzas y Recursos Personales contaba con más de 100 servidores públicos distribuidos en 7 direcciones generales, de las cuales 5 serán reacomodadas en Administración. 

De acuerdo con informes del consejo, las funciones de la Dirección General de Programación y Presupuesto a partir de ahora se fusionan con las de Tesorería, las cuales estaban adscritas a la secretaría cuya desaparición ha sido decretada.

Al mismo tiempo, la Dirección General de Servicios Médicos se incorpora a la de Servicios al Personal, de la misma secretaría que dejó de existir.

Las que pasarán a depender de la SEA son las direcciones generales de Innovación, Planeación y Desarrollo Institucional; de Protección Civil y Salud en el Trabajo y de Recursos Humanos.

El CJF no aclara cuál será el destino del personal que estaba adscrito a las dos direcciones generales que desaparecieron.

En septiembre pasado, cuatro meses antes de ser elegido como presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Zaldívar urgió a sus colegas a buscar una austeridad verdadera.

"Las pasadas elecciones reflejaron un profundo descontento social. Fueron reveladoras de un desprestigio generalizado de las instituciones y, tenemos que reconocerlo, mucho de ese hartazgo y de esa frustración social se dirigió expresamente a esta Suprema Corte y al Poder Judicial de la Federación en general", indicó.

"A lo primero que estamos obligados es a diseñar programas y políticas de austeridad reales y no simbólicas".

La semana pasada, el pleno del CJF aprobó una reducción de 25 por ciento en las percepciones de sus integrantes, igual a la asumida por la Suprema Corte de Justicia.

Con ello, el ingreso neto anual de los seis consejeros del CJF y siete magistrados de sala superior del TEPJF pasó de 4.3 a aproximadamente 3.2 millones de pesos.