¿Cómo ayudar?
Quienes quieran que El Diario se encargue de entregar sus apoyos, o bien, para cualquier información relacionada con la dinámica de las historias navideñas, de las familias y de sus ubicaciones, pueden dirigirse con Leticia Solares, a este número (656) 2-85-73-32 o mediante un mensaje por Whatsapp, o bien, al correo electrónico [email protected].



Historias de Navidad
Historias de Navidad
Historias de Navidad hojita
Más Historias
Historias de Navidad hojita
Historias de Navidad hojita
Cómo Ayudar
 



Un pavo en su mesa, su deseo de Nochebuena


Javier Olmos / El Diario


Comparte esta historia:

Historias de Navidad
>

 

A la orilla de la colonia México Siglo XIX, en un polígono catalogado por las autoridades como de máxima pobreza, vive la familia Quiñónez Salas en una casa donde apenas cabe un sillón, una cama y un mueble sobre el que se encuentra una televisión vieja.

Ahí habita Paloma Marlene Salas con sus dos hijos de 6 y 2 años. Ante la inminente llegada de la Navidad, la madre avizora la Nochebuena y no puede evitar que las lágrimas caigan y un nudo apriete su garganta.

“Vivo honradamente, pero tengo muchas necesidades”, dice. Sus condiciones económicas no le alcanzan para preparar una cena digna para sus hijos y mucho menos para comprarles regalos.

Cuando los niños César Omar, el mayorcito, y Gregorio escuchan la entrevista, piensan en voz alta en sus regalos: “¡Juguetes!”

Su casa está construida con madera y tablaroca. Algunas paredes están erigidas con adobe y el techo luce un fondo de plástico negro. En uno de los cuartos ya no hay techo. Por ahí se cuela el frío y eso que todavía no llega el invierno.

“Cuando llueve me goteo toda”, dice y enseguida pide perdón porque le brotan de nuevo las lágrimas. “He vivido muchas cosas aquí, buenas y malas también”, expresa.

Paloma, de 21 años, vive con su esposo, Julio César Quiñónez Fierro, de 28, quien gana unos mil 300 pesos a la semana trabajando como albañil. Eso apenas les alcanza para comer todos los días, menciona.

No sé cómo la pase (en Navidad), si tenga para mis hijos un regalo, es una desesperación muy grande no poder convivir con ellos como ellos quieren, darles cosas buenas, un mejor futuro”, prosigue.

Sus pequeños poco saben lo que es pasar una Navidad cálida, con una cena tradicional sobre la mesa y un pino debajo del cual aparezcan regalos.

“Hemos comido buñuelos y champurrado. El año pasado sí convivimos muy bien con mi suegra, con sus nietos y todo, pero este año me preocupa, quieren una bici’”, dice refiriéndose a sus hijos.

La familia apela a la buena voluntad y corazón de los fronterizos: “Nos gustaría cenar un pavo”.

Gregorio estaba descalzo porque apenas tiene un par de zapatos que no utiliza siempre para cuidarlos.

César Omar, quien va a primer grado de primaria, calza talla 14 y su hermanito es talla 6. (Javier Olmos / El Diario)

 

[email protected]

 

¿Desea ayudar?

La familia vive en la calle Rosario Castellanos sin número de la colonia México Siglo XIX. Su casa es la única de la cuadra y está construida con pallets de madera. Su número de celular es el (656) 129-9710.

 

César Omar, de 6 años, calza talla 14

Gregorio, de 2 años, es talla 6

@

Ubica a esta familia

Ayuda a esta familia

Para ayudar esta familia, llena el siguiente formulario con tus datos de contacto y la manera en la que quisieras ayudar.

Comentarios

Quienes quieran que El Diario se encargue de entregar sus apoyos, o bien, para cualquier información relacionada con la dinámica de las historias navideñas, de las familias y de sus ubicaciones, pueden dirigirse con Leticia Solares, a este número (656) 2-85-73-32 o mediante un mensaje por Whatsapp, o bien, al correo electrónico [email protected].