¿Cómo ayudar?
Quienes quieran que El Diario se encargue de entregar sus apoyos, o bien, para cualquier información relacionada con la dinámica de las historias navideñas, de las familias y de sus ubicaciones, pueden dirigirse con Leticia Solares, a este número (656) 2-85-73-32 o mediante un mensaje por Whatsapp, o bien, al correo electrónico [email protected].



Historias de Navidad
Historias de Navidad
Historias de Navidad hojita
Más Historias
Historias de Navidad hojita
Historias de Navidad hojita
Cómo Ayudar
 



Los niños Franco nunca han recibido regalos de "Santa"


Sergio Duarte / El Diario


Comparte esta historia:

Historias de Navidad
>

De lunes a viernes, en compañía de tres de sus cuatro hermanos y de su mamá, Ana Estrella de 7 años camina 45 minutos desde su casa en la colonia Felipe Ángeles hasta la escuela del mismo nombre, donde estudia el primer año de primaria y mantiene un promedio de 9.7.

El sueldo de mil 200 pesos a la semana que su papá gana en la obra no es suficiente y, en ocasiones, no hay dinero ni para tomar la ruta.

“Prefiero comprar un kilo de tortillas que venirme en la ruta”, comenta su madre.

Inquieta y sonriente, la hija menor del matrimonio formado por Salvador Franco y Claudia Barraza comparte la vida con Alondra, de 14 años; Jesús, de 12; Diana, de 11 y David, de 9.

A pesar de la estrechez económica en la que viven, el espíritu de la Navidad se apodera de ellos: Ana Estrella, a quien le gustan las matemáticas, participó con sus hermanos en escribir una carta a Santaclós y confían que esta vez, a diferencia de las pasadas, sí llegue a su casa, ubicada en la calle Navojoa número 414.

“Me sentía triste porque vivía en otra casa de renta y, todos los de ahí de la vecindad estaban conviviendo con regalos y todo y yo no dejaba salir a mis hijos para que no miraran”, recuerda Claudia, de 30 años.

Sentado en un sillón de la sala, Jesús comenta que quiere cenar pavo en Nochebuena, ya que en las anteriores sólo ha comido pollo, sopa con frijoles y huevo.

El pasado Día de Acción de Gracias le comentó su mamá que era el “día del pavo”, por lo que su antojo aumentó.

Como regalo quiere una bicicleta, pues sólo tuvo una muy chiquita cuando vivió en Durango, de donde es originario su papá.

“Quería una cuatrimoto, pero como no sé andar, quiero una bici”, dice.

También le gustaría un pantalón de mezclilla y una camiseta, así como unos zapatos.

David, el menor de los varones, desea un X Box y como juega futbol soccer, de regalo quiere unos ‘tacos’ azules, unos zapatos y una chamarra con ‘borreguita’. Al igual que Jesús, le gustaría cenar pavo.

Diana sueña con una bicicleta como regalo, un pantalón de mezclilla, una chamarra, unos zapatos y tenis, una camiseta y, para cenar, le gustaría tener pizza en casa.

Ana Estrella, en cuyo rostro resaltan sus ojos verdes y se ilumina con su frecuente sonrisa, ansía una bicicleta, un pantalón de mezclilla, un par de botas y tenis.

A Alondra, quien está por cumplir 15 años, le da pena hablar, pero finalmente concede que le gustaría tener unos zapatos y unos tenis. Y para cenar en Navidad lo mismo que sus cuatro hermanos.

La madre añora también una Navidad feliz en su mesa, junto con sus hijos y su esposo, con tamales para cenar.

“Tengo muchas ganas de comer postre. Sentí así como ganas de llorar porque yo nunca he comido un postre en la Navidad, nada de eso”, menciona.

La familia vive en una casa de renta que tiene tres cuartos y un baño. El piso de la sala, de unos 4 metros de largo que también es cocina, luce pedazos de azulejo avejentado. Ahí la familia tiene un pequeño refrigerador, pero sin comida.

Debido a su trabajo Salvador de 31 años, quien viaja en camión cargando su lonche, está ausente casi todo el día y regresa hasta por la noche.

Alondra, la hija mayor, estudia el tercer año en la secundaria de la organización civil las “Hormiguitas”. Cada día toma cuatro camiones, dos de ida y dos de regreso, ya que se ubica en Anapra.

Con el sueldo de su esposo, Claudia tiene que “hacer magia” y estirarlo lo más que se pueda.

Ella trabajaba en un puesto de gorditas de tres a cuatro horas diarias, donde ganaba de 60 a 80 pesos por cada jornada, pero dejó de acudir porque tenía que ir hasta El Retiro y “no le salía”.

Preocupada porque no quiere que a sus hijos les pase algo en el camino a la escuela, los lleva y los trae. Más tarde, cuando ya oscurece, espera en la esquina a Alondra, quien viene de la secundaria.

Aparte de los mil pesos que paga al mes por renta de la vivienda que ocuparon hace poco –antes vivían en Anapra en una casa de pallets–, debe juntar para pagar servicios como agua y electricidad.

En ocasiones le llegan de 500 o 600 pesos de luz. “A veces sí, me siento apretada”, dice.

Dos de sus niños son muy “gastadores” de zapatos y para evitar que sus compañeritos les hagan “bullying” en la escuela acude a las segundas a comprarles unos “decentes”, pues no tiene para nuevos.

A la hora de dormir, los siete se distribuyen en dos recámaras. David y Ana Estrella duermen con sus papás, mientras que los mayores, Alondra, Jesús y Diana, comparten la otra.

Para calentar las habitaciones utilizan una pequeña parrilla a gas, aunque su mayor fuente de calor es el amor que se profesan entre sí.

 

Cómo llegar

 

Tome el bulevar Bernardo Norzagaray hasta el “Monumento al Cigarro”.

En la glorieta vaya por la calle Arroyo de las Víboras con dirección al sur.

Siga por esa calle y donde se divide continúe por la Segunda de Ugarte y avance unas siete u ocho cuadras.

Al llegar a una esquina donde está la tienda de abarrotes “María Elena”, dé vuelta a la derecha y en la primera calle, a la altura de un domo de la escuela primaria federal El Agrarismo, gire otra vez a su derecha.

Esa es la calle Navojoa, llegue hasta la mitad y a su derecha encontrará una pequeña explanada con llantas apiladas de cada lado.

Avance y entre ahí. La primera casa que no tiene número en el exterior y está pintada de color blanco es el hogar de la familia Franco Barraza.

¿Desea ayudar?
 
• Alondra (14 años)
 
Zapatos y tenis (6.5 americano)     
 
• Jesús (12 años)
 
Bicicleta, pantalón de mezclilla (talla 12), camiseta (talla 9), zapatos (5.5 americano)
 
• Diana (11 años)
 
Bicicleta, pantalón de mezclilla, chamarra y camiseta (para 8 años), zapatos y tenis (3.5 americano)
 
• David (9 años)
 
Un Xbox, “tacos” azules para futbol, zapatos (talla 13), chamarra con “borreguita”
 
• Ana Estrella (7 años)
 
Bicicleta, pantalón de mezclilla (para 8 años), botas y tenis (talla 23 mexicano)
@

Ubica a esta familia

Ayuda a esta familia

Para ayudar esta familia, llena el siguiente formulario con tus datos de contacto y la manera en la que quisieras ayudar.

Comentarios

Quienes quieran que El Diario se encargue de entregar sus apoyos, o bien, para cualquier información relacionada con la dinámica de las historias navideñas, de las familias y de sus ubicaciones, pueden dirigirse con Leticia Solares, a este número (656) 2-85-73-32 o mediante un mensaje por Whatsapp, o bien, al correo electrónico [email protected].