¿Cómo ayudar?
Quienes quieran que El Diario se encargue de entregar sus apoyos, o bien, para cualquier información relacionada con la dinámica de las historias navideñas, de las familias y de sus ubicaciones, pueden dirigirse con Leticia Solares, a este número (656) 573 0878 o mediante un mensaje por Whatsapp, o bien, al correo electrónico [email protected].



Una bala marcó sus destinos

Miguel Giacomán/
El Diario

Comparte esta historia:

Para Esmeralda Quiroz, de nueve años, el mejor regalo que podría tener esta Navidad es que nevara, mientras que para su hermana Michelle, de 12, sería comer pavo, aunque “con frijolitos y tortillas de harina recién hechecitas” es feliz.

La vida de las hermanas Quiroz fue marcada hace poco más de ocho años cuando su madre, Karla Quiroz, fue asesinada por su padre mientras amamantaba a Esmeralda, que en ese entonces tenía pocos meses de nacida.
Los abuelos de las niñas desconocen la razón por la que su hija fue asesinada de un disparo en la cabeza por su marido, lo cierto es que desde ese 22 de septiembre del 2008, Michelle y Esmeralda pasaron a vivir con Martín e Ivonne Quiroz.
Las niñas imprimieron una alegría diferente al hogar.
Cuando recién sucedió el hecho que sacudió a la familia, el coraje y la amargura los invadieron, pero una vez que las menores llegaron a la casa entendieron que no tenía caso buscar venganza ni fomentar el odio, sino que era más importante darle amor a las niñas y ser unos padres ejemplares para ellas.
Desde ese día la abuela Ivonne se vio en la necesidad de dejar de trabajar porque tenía que cuidarlas en casa, mientras que Martín sale a diario a buscar el pan para el hogar porque, debido a que desde su nacimiento sólo tiene visibilidad con un ojo, le es difícil encontrar un empleo estable.
Esa condición no lo ha detenido y trabaja por temporadas como ayudante de albañil, cuando no hay obras se dedica a recolectar botes de aluminio, para venderlos por kilogramo a las recicladoras.
Por sus carencias económicas, la familia Quiroz ahora vive en un par de cuartos que les prestan desde hace años, ubicados en la colonia Villa Esperanza, sobre la carretera a Casas Grandes.
En su vivienda no cuentan con servicios de agua, electricidad ni drenaje, por lo que buscan maneras diferentes de satisfacer esas necesidades.
La casa de los Quiroz ha sido invadida desde hace años por decenas de ratones que habitan en los hoyos del techo y paredes de su humilde vivienda, construida en su mayor parte con tablarroca.
Esos mismos agujeros son los que permiten que entre el agua de la lluvia o de la nieve al derretirse.
Para Martín, la necesidad más importante de su familia es tapar las hendiduras del techo porque cuando llueve tienen que sacar el agua de la casa como les es posible, de tanta que se filtra.
Las niñas tienen una cama que se encuentra en malas condiciones, el colchón está sumido en la base, a pesar de que es el espacio más helado del hogar, para Martín es mejor que estén ahí porque es el lugar en donde menos se cuela el agua y no quiere que se mojen mientras duermen.
Para las niñas no existen imposibles y Michelle sueña con ser administradora de empresas, comentó que una vez conoció a una señora que trabajaba en ese ramo y se veía interesante lo que hacía, mientras que Esmeralda quiere ser maestra cuando sea grande, a pesar de que a sus nueve años se le dificulta leer.
Ivonne mencionó que debido a que cuando le dispararon a la madre de las niñas Esmeralda estaba muy cerca, el impacto de la bala provocó “algo” en la cabeza de la menor, quien presenta cierto grado de discapacidad no diagnosticado aún, porque no recibe atención médica.
Ambas niñas aseguran ser felices con lo que tienen y que aman a sus abuelos como si fueran sus verdaderos padres, pues sienten que lo son. Además, consideran al perro de Esmeralda, “Firulais”, parte de la familia. (Miguel Giacomán / El Diario)

¿DESEA AYUDAR?
*Michelle Quiroz
Zapatos: 23.5
Pantalones: 12
Blusa: 10

*Esmeralda Quiroz
Zapatos: 22
Pantalones: 12
Blusa: 10

Para quienes requieran mayor información o apoyo para hacer llegar los regalos, pueden comunicarse al número celular (656) 573 08 78, o bien al correo electrónico [email protected] con Leticia Solares.

[email protected]

@

Carlos Sánchez/El Diario |

Carlos Sánchez/El Diario | Las menores consideran a su perrito Firulais parte de la familia

Ubica a esta familia
Ayuda a esta familia
Para ayudar esta familia, llena el siguiente formulario con tus datos de contacto y la manera en la que quisieras ayudar.
Comentarios