Juarense de película

Con 36 años y una pasión desbordante por la cinematografía, Lizbeth Pasillas produce para Disney, Target, David Bisbal y diversas piezas de temática social

María Martínez
El Diario de Juárez
jueves, 17 octubre 2019 | 12:48

Para la juarense Lizbeth Pasillas el cine es un tema personal. Rodearse de gente inmersa en el mundo cinematográfico le permitió no sólo descubrir su verdadera vocación, sino también participar en proyectos que la colocan en un sitio destacado dentro de la industria. 

Para prueba, su reciente colaboración como asistente de producción en el cortometraje Me 3.769, ganador en la categoría Proyecto Desarrollado del Festival internacional del Cine en Oaxaca, disponible ya en HBO Latino.  

 “Me siento muy contenta y orgullosa como mujer de tener la oportunidad de romper con esos estigmas respecto a nosotras en el área del cine. Muy bendecida de poder llegar hasta donde lo he hecho. Con esta última historia de Elaine del Valle me identifico muchísimo”, dijo Liz. 

Lizbeth Pasillas nació el 12 de noviembre de 1982 en Ciudad Juárez. Vivió en la colonia Josefa Ortiz de Domínguez, lugar en el que su familia fue propietaria de una ferretería. Cursó la educación primaria en la escuela 5 de Septiembre y la secundaria en la federal 4. 

Pero su gusto por el cine surgió a partir de su colaboración como actriz en los cortos de Jonathan Herrera, quien estudiaba en New Mexico State University (NMSU).

A pesar de haber estudiado Desarrollo de Negocios y Administración de Empresas en El Paso Community College, el mundo fílmico se convirtió en el proyecto de vida de la juarense. 

La cinematografía ha sido el pasaje que le permitió desarrollarse más allá de la frontera y partir a Nueva York, en donde fundó la productora New Discovery Media en colaboración con Herrera, empresa en la que trabajó para David Bisbal, Patty Cantú, Ivy Queen, Disney y Target. 

Después de un tiempo en  la Gran Manzana, Pasillas se mudó a Miami, en donde decidió incursionar en el cine independiente.  

Un proyecto que produjo en Orlando para la comunidad LGBT le permitió ser galardonada con un Bronze Telly Award for Travel Branded Content 2019. También, decidió experimentar con nuevas maneras de producir y realizó La promesa, un documental con realidad virtual. 

Problemáticas sociales como la migración, los refugiados y la vida de las mujeres en América Latina son la veta creativa que inspira a Liz para contar historias a través del séptimo arte y que sean agentes de cambio. 

Ahora que su tierra la ‘reclamó’, la productora de 36 años descubrió que hay miles de nuevas historias para contar. Tiene pensado trabajar con Herrera un documental inmersivo que aborde la migración de sureños que sucede en la ciudad.