Juárez

Vulnerables al delito

El 30% de los adolescentes de entre 12 y 15 años no estudia ni trabaja, situación que aprovecha el crimen organizado para reclutarlos

Archivo / El Diario

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 04 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— En Ciudad Juárez, el 30 por ciento de los adolescentes de entre 12 y 15 años no estudia ni trabaja, lo que los hace fácilmente reclutables por el crimen organizado, por lo que el Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec) apoya a este segmento en riesgo a través de organizaciones de la sociedad civil.

En total, 6 mil 868 niños, niñas y adolescentes (NNA) son apoyados actualmente por el fideicomiso en el que, desde 2012, participan más de 36 mil empresarios chihuahuenses, con una sobretasa del 5 por ciento aplicada al impuesto sobre nómina.

Entre dichas edades, los NNA de esta frontera inician en el consumo de drogas, y debido a que no son judicializados son fácilmente reclutados por el crimen organizado para comercializar drogas y traficar personas hacia Estados Unidos, destacaron ayer las organizaciones que buscan reinsertarlos a la educación para evitar ese futuro.

A través del ‘webinar’ “¿Qué está haciendo Ficosec por las juventudes en situación de riesgo en Ciudad Juárez?”, activistas de organizaciones que actualmente apoyan a 3 mil 344 NNA y jóvenes con un total de 20 millones 624 mil 181.132 pesos, destacaron principalmente la necesidad de que la Secretaría de Educación implemente políticas públicas para reinsertarlos en la escuela y atacar el problema de adicciones.

Alejandro Sapién, de la organización Tenda di Cristo, la cual trabaja hoy en día en la reinserción social de 40 de ellos –y ha apoyado a 500 desde 2016–, señaló que el 90 por ciento abandonó la escuela antes de cometer un delito. 

El activista destacó el consumo de drogas, principalmente de sustancias psicoactivas como el cristal, como uno de los mayores generadores de violencia en Juárez, de acuerdo con las autoridades.

Teresa Almada Mireles, directora de los Centros de Promoción Juvenil Casa, dio a conocer el programa de reinserción social, laboral y educativa “Va de Nuez”, que se lleva a cabo a través de una red integrada por las organizaciones Techo Comunitario, Desarrollo Juvenil del Norte, Jaguares Jóvenes de Bien, Cideses y Casa.

“Una de las fortalezas de nuestro programa es que hacemos trabajo territorial, eso implica que nosotros podemos detectar a chicos en etapas iniciales, una gran cantidad de jóvenes y adolescentes que están involucrados en situaciones de violencia que han abandonado la escuela”, comentó.

El proyecto apoyado por Ficosec, de atención secundaria y terciaria, es un programa de atención a adolescentes de 12 a 17 años. 

“Para nosotros es muy importante esta edad, porque según la investigación que yo realicé el consumo de drogas en las colonias de clase baja está iniciando entre los 12 y los 14 años. Tenemos algunos casos excepcionales entre los 7 y 8, pero son realmente los casos más extremos. A diferencia de las clases medias en donde se inicia normalmente entre los 15 y los 19”, destacó.

Dijo que en Juárez existe una población de alrededor el 30 por ciento de entre 12 y 15 años que no estudia ni trabaja, y se trata del rango en el que se está iniciando en el consumo de drogas y algunos se empiezan a vincular a situaciones de tráfico o de otras actividades delictivas.

“Son muy reclutables, como una especie de propedéutico del narcotráfico o de otras actividades criminales, porque algunos de ellos ni siquiera son judicializables. Entonces esta edad es clave para definir su futuro”, agregó.

Las mujeres cuentan además con mayor riesgo sexual, incluso dentro de sus propias viviendas o saliendo de sus casas, al relacionarse con adultos o vincularse a redes que las vulneran. 

Fernando Lorea, coordinador del programa “Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes Fronterizos”, de la asociación Derechos Humanos Integrales en Acción, dio a conocer el trabajo que realizan con los llamados “menores de circuito”, que son adolescentes que se dedican al tráfico de personas hacia Estados Unidos. 

“Están siendo captados por las estructuras del crimen organizado para ser facilitadores de los cruces. El fenómeno tiene muchos años que se ha estado llevando a cabo y no existen estrategias de atención o de prevención en temas de política pública para poder incidir”, señaló el activista.

La asociación lleva cuatro años aplicando un modelo que incluye fortalecimiento de los núcleos familiares para desarrollar la crianza positiva, buen trato hacia los menores y facilitar acceso a herramientas que los pueda hacer resilientes ante contextos adversos.

“La mayoría de los ‘menores de circuito’ residen en colonias aledañas a la franja fronteriza, con antecedentes de repatriación por cruce de indocumentados, dificultades de acceso a servicios públicos, con problemas de adicciones principalmente a la mariguana, deserción escolar en un nivel básico y omisión de cuidados”, destacó Loera.

Entre otros programas apoyados por Ficosec que se dieron a conocer dentro del webinar se encuentran “Desafío”, “Creemos en Ti” del Consejo Ciudadano de Justicia y “Del Barrio a la Comunidad”. 

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

La Procuraduría de Protección de NNA del DIF estatal les hace llegar casos de adolescentes repatriados para realizar el proceso de intervención, ir a las comunidades con sus familias, realizar un diagnóstico que determine los factores de riesgo, como la negación de acceso a derechos, y luego llevar a cabo un plan de intervención y restitución de derechos.

“La mayoría de los ‘menores de circuito’ residen en colonias aledañas a la franja fronteriza, con antecedentes de repatriación por cruce de indocumentados, dificultades de acceso a servicios públicos, con problemas de adicciones principalmente a la mariguana, deserción escolar en un nivel básico y omisión de cuidados”, destacó Loera.

“Las edades entre las que oscilan son 11 y 17 años, pero el rango mayoritario va de los 14 a los 17”, informó quien apoya a 82 NNA, 47 de los cuales han sido reintegrados a la educación primaria, secundaria, preparatoria o en capacitación para el empleo.