Juárez

Vuelven por un instante a la tierra que defendieron

Vacunan contra el Covid en Estados Unidos a 16 veteranos deportados

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

jueves, 18 noviembre 2021 | 06:00

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Los exmilitares caminan por el puente Libre hacia el lado estadounidense Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Marcelino Ramos en el límite entre México y EU

Ciudad Juárez— Después de luchar en guerras como las de Vietnam, Irak y el Golfo Pérsico, 16 veteranos deportados regresaron ayer por primera vez a Estados Unidos para recibir la vacuna contra el Covid-19, y pedir al gobierno de Joe Biden que los regrese a la que consideran su patria. 

“Se sintió muy bonito estar acá, hasta el aire se sintió diferente. El pie derecho se siente bien, pero acá estoy, mira el otro pie, ya me voy pa’tras; pero se siente muy bonito, América es mi país, no lo niego, ellos me negaron, pero Dios quiera con la administración de Joe Biden nos lleven pa’tras a los veteranos”, narró Marcelino Ramos, de 53 años de edad, parado justo en los límites de la frontera, en donde pudo poner un pie en México y otro en Estados Unidos. 

Cuando pisó ayer el país por el que estuvo dispuesto a dar la vida, después de cinco años de haber sido deportado, la emoción embargó su corazón y le dieron ganas de correr para reencontrarse con sus tres hijos, confesó quien por cuatro años perteneció al Cuerpo de Marines. 

“Yo me crié en Estados Unidos desde que tenía un año de nacido. En 1986, a los 17 años me registré en el Ejército, persiguiendo los pasos de mi hermano mayor, él se fue un año antes que yo. Y ahora mis dos hijos mayores pertenecen a la Guardia Nacional de Estados Unidos”, dijo el originario de Iztapalapa, Estado de México, y quien después de vivir cinco años en Nuevo Laredo, Tamaulipas, llegó a vivir a Juárez el pasado 1 de noviembre para unirse a la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados de Ciudad Juárez, llamada Búnker Juárez. 

La administración del presidente Biden, con apoyo de congresistas y organizaciones, le permitió ayer el ingreso a El Paso a 16 veteranos deportados y a cuatro de sus familiares, para recibir la primera vacuna o el refuerzo contra el Covid-19, y exponerle a su gobierno las necesidades que tienen, como problemas de salud, el recibir los beneficios económicos que perdieron al ser expulsados a México, y el poder regresar a Estados Unidos. 

Desde las 8:00 de la mañana, uno a uno fueron llegando al parque El Chamizal, en donde se colocaron sus playeras con las banderas de Estados Unidos y las leyendas “Deported Veterans Support House Juárez”, “Bring Home Deported” y “Stop deporting U.S. Veterans. Repatriate all deported veterans”, para luego cruzar el puente internacional Córdova-De las Américas, en donde los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) revisaron sus documentos. 

“Fui deportado en 2003, quiere decir que tengo 18 años deportado aquí en Ciudad Juárez, y esta es la primera vez que crucé hacia los Estados Unidos. Y sentí una sensación muy grande, que no lo podía creer, pero sí fue verdad, nos dieron la vacuna de refuerzo contra el coronavirus. Y también la de la influenza. Y nos trataron muy bien los oficiales, yo tenía dudas de que a lo mejor nos iban a tratar mal, pero nos trataron muy bien los de migración”, dijo José Francisco López Moreno, de 76 años.

Él ya había recibido en esta frontera las dos dosis de la fórmula Pfizer, pero las autoridades estadounidenses le recomendaron colocarse una tercera dosis de la vacuna Janssen, para aumentar su protección contra el virus. 

Panchito, como le llaman sus amigos veteranos, fue reclutado a los 21 años en el ejército de Estados Unidos, y en 1968 fue enviado a la guerra de Vietnam por un año, pero en 1995 fue detenido por tratar de comprar drogas y en 2003 fue deportado a México. 

“Me sentí muy bien, porque nosotros como veteranos tenemos derecho a tener cuidados de salud, hospitales para los veteranos”, comentó luego de haber cruzado la frontera junto con su esposa, Flor López.

Panchito es el fundador de la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados de Ciudad Juárez, la cual cuenta actualmente con cerca de 30 veteranos registrados en esta frontera, cinco de los cuales se unieron recientemente, entre ellos Edgar Armado Loya Rivas, de 47 años de edad, quien llegó a Estados Unidos a los dos días de nacido y perteneció a la Marina estadounidense de 1993 a 1996, pero luego fue deportado a México en 2016. 

Después de casi 20 años, ayer también cruzó a Estados Unidos Efraín Torres, lo cual significó una nueva esperanza de poder regresar con su familia algún día, aseguró. 

Torres nació en Ciudad Juárez, pero cruzó a los cingracias!co años con sus tíos, y aunque fue a la guerra del Golfo Pérsico, finalmente fue deportado a México, perdiendo al igual que el resto de sus compañeros la residencia estadounidense. 

close
search