Vuelan migrantes a su lugar de origen

Por primera vez son llevados vía áerea

Hérika Martínez Prado/
El Diario
martes, 22 octubre 2019 | 06:00
|

Mi idea era ir a Estados Unidos, trabajar mucho para juntar dinero para una casita y regresarme con mi madre, mi esposa y mi hija”, lamentó Rolando, un 25 años de edad, un hondureño que al llegar a Ciudad Juárez y descubrir la extrema vigilancia en ambos lados de la frontera decidió retornar a su país con ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM-ONU).

Desde julio la OIM ha apoyado a cientos de centroamericanos de Honduras, Guatemala y El Salvador a regresar a sus países de forma voluntaria, segura y gratuita, en 24 camiones y ayer por primera vez vía área.

En promedio, en cada uno de los camiones han sido retornados 35 migrantes, informó el director de la Casa del Migrante, Javier Calvillo Salazar, por lo que la cifra de retornados de esta frontera sería de aproximadamente 900 personas, quienes después de haber sido regresados de Estados Unidos a Ciudad Juárez con citas ante la Corte de El Paso para dentro de tres o cuatro meses, decidieron abandonar su proceso migratorio en el vecino país.


Abandonan el ‘sueño americano’

Abrazada a su chango de peluche llamado Jorge, ayer viajó hasta Honduras Sandra, una niña de ocho años quien se dijo feliz porque volvería a ver a su mamá y a su hermanito después de tres meses.

“Ya le dije que ya voy y me dijo que le llevara algo, le llevo una Biblia”, platicó abrazada de su muñeco junto a su padre, con quien salió de su país en julio con el fin de pedir asilo político en El Paso, Texas.

“Ésta es la segunda vez que llego hasta aquí… y ya no voy a volverlo a intentar. En junio estuve aquí, crucé una noche por el río, por donde hay un puente que pasa el tren (Puente Negro), pasé como a las 11 de la noche y le corrí, fuí metiéndome más, me subí en el tren y así hasta llegar a Houston, pero fue muy feo porque duré seis días sin comer, sin bañarme. Me sentía muy mal y luego llegué a un pueblo y llegué a una gasolinera, pero ahí le hablaron a la Policía y fue por mí para detenerme. Estuve meses en la cárcel y después me deportaron”, narró Rolando.

El 29 de agosto fue deportado, pero sólo trabajó como soldador en su país para juntar dinero y volver a intentar el llamado sueño americano, esta vez acompañado de un amigo de 18 años, con quien hizo 18 días de camino hasta esta frontera.

“Nos asaltaron en un puerto cuando entramos a México, luego nos agarró gente que dijo que era de un cártel, pero lo bueno es que nos dejaban vivos”, narró quien al llegar aquí y ver la militarización en ambos lados de la frontera decidió no arriesgarse a ser detenido durante meses nuevamente.

Su amigo sí cruzó, pero después de tres días detenidos fue retornado a Juárez con una cita ante la Corte para el 29 de enero de 2020, por lo que ambos decidieron regresar a Honduras con apoyo de la OIM.

Orlando y Óscar también cruzaron el río internacional y se entregaron a la Patrulla Fronteriza de El Paso, para solicitar el refugio estadounidense, pero al igual que casi 16 mil extranjeros fueron retornados a Juárez, para que esperaran aquí su proceso de asilo político en el vecino país.