Juárez

Vivían vecinos con el temor de un siniestro

Por la acumulación de miles de cajas de cartón en la bodega que se incendió el pasado sábado

Sandra Rodríguez Nieto
El Diario de Juárez

miércoles, 08 septiembre 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— La acumulación de miles de cajas de cartón en la bodega que se incendió el pasado sábado en la colonia La Cuesta había hecho temer por años un siniestro a los vecinos.

“Es un peligro. Yo incluso le dije a mi marido: ‘un día de estos habrá un incendio si alguien avienta un cerillo”, comentó ayer Irma Quezada, de 59 años y residente de la calle Sierra de Luis Morones, cuya vivienda está frente al establecimiento.

“Siempre, desde que yo vi ese negocio ahí, tenía mucho temor, porque yo había visto en la televisión otros incendios de papel, pero pues nunca me animé a ir a decirles, ¿qué caso me habrían hecho? Entonces, hasta que llegó el momento dije ‘sí ya lo presentía”, coincidió Guadalupe Gardea, residente de la calle Sierra Peña Blanca y cuya vivienda colinda también con lo siniestrado.

El incendio se registró el pasado sábado en una bodega de plásticos ubicada entre las calles Monte Sinaí, Sierra de Luis Morones y Sierra Peña Blanca, en la citada colonia.

De acuerdo con los reportes periodísticos, el siniestro inició alrededor de las 11 horas, cuando la Dirección de Protección Civil inició también la evacuación de los habitantes de cuatro manzanas a la redonda.

La misma fuente agrega que la negociación operaba sin permisos municipales, por lo que, como informó ayer el titular de Protección Civil, Efrén Matamoros, podría hacerse acreedora de una multa.  

Otras multas, agregó el funcionario, serían aplicables por las direcciones de Desarrollo Urbano y de Ecología; esta última, de acuerdo con El Diario, que estimó la sanción en hasta 20 mil UMAs, o alrededor de 1.7 millones de pesos.

La información preliminar difundida –debido a que el peritaje sigue pendiente, informó Matamoros– indica que el incendio fue provocado por el problema eléctrico de un transformador.

“Por eso está la investigación en curso, porque pudo haber tenido falla y, habiéndose prendido la parte de abajo, calentado el transformador”, dijo ayer el funcionario.

Sobre lo ocurrido el sábado, vecinos narraron que primero escucharon varios estruendos y, al salir, notaron las llamas crecer sobre los montones de cajas que la bodega tenía en el exterior, en su esquina surponiente.

También dijeron temer mayores consecuencias debido a que la bodega es contigua a la compañía Gastec –Gases, Tecnología, Electrodos–, desde la cual, dijeron, ven constantemente salir camionetas cargadas con cilindros.

En esta empresa, sin embargo, el personal que atendió –y declinó identificarse– explicó que el giro comercial cambió hace años por el de la venta de materiales de metal para maquiladoras, y que los gases que manejan son inertes; es decir, no reactivos, por lo que descartaron mayores impactos.

Desde la casa ubicada entre ambos establecimientos, Gardea planteó ayer que todavía teme por la inclinación con la que quedaron los restos de uno de los muros de la recicladora siniestrada y que está justo junto a su casa.

“Que cuanto antes vengan a tirar la barda, me gustaría a mí, porque pues anoche me dormí noche, porque vi cómo estaba la pared, y dije ‘otro riesgo más”, comentó.

La información del Departamento de Planeación Ecológica de la Dirección General de Ecología municipal, difundida por este medio, agrega que en la bodega se almacenaban residuos de plástico con el que se empaquetan productos en la maquiladora, y que ese material era reciclado en la misma compañía para posteriormente ser vendido.

Ayer, entre los boquetes de los muros en ruinas del establecimiento, el olor a plástico quemado aún era perceptible, mientras que los restos calcinados seguían amontonados.

Por la tarde, Protección Civil no respondió una solicitud de información sobre el propietario del negocio.

srodriguez@redaccion.diario.com.mx

close
search