Juárez

Viven estudiantes cansancio y ansiedad

Durante conferencia virtual manifiestan además su preocupación por aquellos que no tienen acceso a Internet o tecnologías

Javier Olmos
El Diario de Juárez

jueves, 21 mayo 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Cansados, tristes y ansiosos es como se encuentran niños y adolescentes chihuahuenses por la gran cantidad de tareas que los maestros les están dejando en las clases a distancia durante la cuarentena.

Ayer, en una conferencia con especialistas para ofrecer apoyo psicológico a estudiantes, padres y madres de familia, docentes y cuidadores, alumnos de nivel básico manifestaron cómo se sienten, y llamaron a las autoridades a poner atención en aquellos que carecen de tecnologías para seguir sus clases a través de Internet. 

“Durante la cuarentena he visto demasiados amigos cansados, tristes, ansiosos por las clases en línea, y otros que no tienen teléfono ni computadora”, dijo Alessandra, una de las estudiantes, en un video que se preparó para el programa.

Esto hace que ellos se salgan de estudiar hasta que esto vuelva a la normalidad, ya que ni los alumnos ni los maestros estaban preparados para la contingencia, y nunca recibieron capacitaciones, agregó.

Alondra, quien dijo ser promotora de la salud sexual de los adolescentes, manifestó su inquietud: “¿Qué se está haciendo para apoyar a los adolescentes de bajos recursos que no tienen una computadora o una tablet?”.

Y propuso que se implemente un estudio socioeconómico para que jóvenes puedan adquirir un equipo.

También Ana, promotora de Salud Sexual y Reproductiva en los Servicios Amigables de Chihuahua, expuso que una de las principales problemáticas que se están viendo durante la contingencia es que algunos adolescentes no tienen acceso a Internet o a un dispositivo electrónico para mandar sus tareas.

“Esa es una gran problemática ya que los maestros les están poniendo cero a estas personas”, señaló, y sugirió al Gobierno facilitarles conexión a Internet.

Ángel Arroyo, quien dijo ser estudiante de secundaria, aseguró que juntando las opiniones de sus compañeros, llegaron a la conclusión de que, dadas las adversidades, “hay algunas cosas que como estudiantes no nos gustan”.

Por ejemplo, expuso, “las clases suelen ser muy poco dinámicas ya que sólo nos sentamos delante de nuestros dispositivos y trabajamos, y esto suele ser aburrido y tedioso. Tampoco se nos hace justo que al no asistir ya sea por problemas técnicos con nuestros dispositivos, nos afecte demasiado en nuestras calificaciones”.