Juárez

Viven en la calle tras desalojo

Asegura familia que fue un procedimiento viciado con el apoyo de la fuerza pública

Cortesía / Los afectados esperan recuperar el inmueble, en Villas de Salvárcar

Luis Carlos Cano C.
El Diario de Juárez

jueves, 03 junio 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— A pesar de que ya tenían más de 11 años de que estaban viviendo en esa casa, la familia formada por Julián Contreras y Yesica Morales Castro, además de la hija de ambos, de cuatro años de edad, fueron desalojados del inmueble el pasado 28 de mayo, en lo que afirman es un procedimiento viciado con el apoyo de la fuerza pública.

Este jueves se cumplen ya seis días de que la familia se encuentra viviendo frente a lo que aseguran es su casa; en la banqueta tienen el menaje y todo lo que poseen, en espera de que un agente del Ministerio Público acuda a levantar el acta respectiva y ellos puedan recuperar el inmueble, situado en calle Villa de Leñadores y Villa del Cedro 1402, en Villas de Salvárcar.

El caso de Julián y Yesica es el de dos personas que se enfrentan a un procedimiento tortuoso en el que nadie les atiende, ya que los ha ignorado el Ministerio Público, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y el juez de Distrito que no ha resuelto sobre la solicitud de amparo que presentaron, dijo sobre ello el abogado Luis Benítez, quien les ayuda en la defensa legal.

Dio a conocer que el fin de semana se pidió la presencia del Ministerio Público para que verificara el hecho del desalojo ilegal y levantara el acta respectiva, pero en la Fiscalía General del Estado Zona Norte, donde presentaron ya una denuncia, les dijeron que sólo el lunes podían acudir, y a pesar de que fueron ese día, tampoco los atendieron y no han acudido a levantar el acta, olvidando la posesión en el Artículo 16 Constitucional.

“Considero que es un juicio furtivo porque las autoridades han sido sordas a los procesos legales que se están siguiendo, tanto en el orden estatal como federal”, dijo el litigante.

Julián explicó en conferencia de prensa que ellos llegaron a esta casa hace más de 11 años, cuando ahí se abrió una biblioteca para los habitantes del sector y ellos eran los encargados de la misma, al tiempo que parte de la casa la usaban para vivir.

Con el tiempo la biblioteca dejó de funcionar y se les asignó la propiedad para que siguieran en ella, y desde entonces viven ahí y le han dado el mantenimiento adecuado, explicó Contreras.

“Tenemos derecho a un juicio donde se pueda dirimir si se han adquirido derechos sobre el inmueble, pero el actuario llegó con el apoyo de la Policía municipal y nos desalojó, sin importar a mi esposa, mi hija y a mí”, expresó el afectado.

Yesica explicó que el primer intento de desalojo ocurrió el 7 de mayo a las 8:30 de la mañana, y aunque el actuario y su gente sacaron algunos muebles y otros artículos de la casa, no los desalojaron porque los vecinos del sector lo impidieron.

Fue entonces que se investigó sobre algún juicio en contra de Julián Contreras o su esposa y no hay ninguno en los tribunales, por lo que la actuación contra ellos se la explican sólo porque son activistas sociales y además participan en el Frente en Defensa de El Chamizal.

Yesica dijo que de nuevo el 28 de mayo, el mismo actuario y las mismas unidades de la Policía municipal entraron a la casa forzando la puerta; a pesar de que Julián les mostró documentos donde se presentó la denuncia de desalojo sin causa legal y tienen el sello y firma de la autoridad que los recibió, lo ignoraron y sacaron de la casa.

“Desde entonces estamos en la calle, frente a la casa con todo el menaje, mi hija la mandamos a vivir con sus abuelos en lo que el caso se soluciona, pero nosotros estamos viviendo en la calle”, dijo Julián.

“Ante el embate para sacarnos”, explicó, “nos dimos a la tarea de buscar algún caso en contra nuestra y no se encontró registro alguno en mi contra, por lo que presentamos queja en la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), pero no hemos tenido el apoyo”.