Juárez

Vinculan a sacerdote por abuso sexual

El presbítero Ramíro Plascencia supuestamente bebió con un menor al que llevó a un motel para agredirlo

Blanca Carmona/
El Diario
sábado, 16 febrero 2019 | 06:00

Un sacerdote, Ramiro Plascencia González, ayer fue vinculado a proceso penal por su presunta responsabilidad en un abuso sexual  cometido en contra de un menor de 17 años de edad a quien al parecer le compró cerveza y bebió junto con él para luego llevarlo a un motel.

Este es el segundo proceso penal que se inicia en contra de un presbítero  en la última semana, por ilícitos de índole sexual. El jueves pasado fue vinculado a proceso penal el padre Aristeo Trinidad Baca Baca como sospechoso de haber cometido dos abusos sexuales y una violación en contra de una monaguilla.

En la acusación formulada por una agente del  Ministerio Público (MP) adscrita a la Fiscalía estatal en contra de Plascencia González  se indica que el 23 de septiembre de 2018 en la habitación 25 del motel ubicado en la calle San Lorenzo en Ciudad Juárez, él ejecutó actos sexuales a un  menor –de identidad reservada– sin el consentimiento de éste y sin el propósito de llegar a la cópula.

Lo anterior valiéndose de su posición jerárquica dentro de la institución religiosa como sacerdote en la parroquia de San Buenaventura, en donde la  víctima profesaba su fe católica”, indicó el fiscal en la audiencia pública realizada el martes pasado. 

Plascencia González  ejercía su ministerio en una parroquia de Buenaventura, perteneciente a la Diócesis de Nuevo Casas Grandes, pero ahora tiene prohibido ejercer su fe de forma pública, dijo su abogado  en audiencia.

Ayer el  juez de Control, Antonio Coss Araujo, recibió la declaración de la víctima de identidad protegida. Este narró que en la fecha antes señalada él acompañó al padre Plascencia a una misa en Buenaventura y a otra en Janos, a la segunda ya no quiso entrar y le pidió dinero al sacerdote para  comprar algo de tomar y el cura accedió.

La víctima dijo que compró un seis de cervezas para él y agua para el padre. Además indicó que cuando terminó la homilía en la iglesia de Janos, el religioso le preguntó si lo acompañaba a Ciudad Juárez y él le respondió que sí e indicó que antes de emprender el viaje fueron a comprar cerveza, un doce para cada uno pero él solo se tomó ocho latas de cerveza.

El afectado le refirió al Tribunal de Control que él y el sacerdote no fueron a hospedarse al Seminario como estaba previsto, por el aliento alcohólico que presentaban y Plascencia González lo llevó al motel donde les asignaron la habitación número 25, y utilizaron el jacuzzi. 

El menor de edad declaró que el sacerdote se sentó frente a él, en el jacuzzi, y cada vez que iba a prender las burbujas le rozada su partes íntimas con el hombro y en una ocasión le hizo tocamientos y él se quedó asombrado pero no dijo nada porque no supo qué  expresar y decidió salirse del jacuzzi para luego acostarse a dormir en un sillón.

La declaración del menor se prolongó durante dos horas. Después de ese testigo, compareció ante el juez de Control la mamá de la víctima y narró lo que su hijo le había dicho.

Ante la acusación y las declaraciones de la víctima y de su mamá, el clérigo decidió guardar silencio y alrededor de las 5 de la tarde el juez de Control Coss Araujo emitió un auto de vinculación a proceso en su contra por el delito de abuso sexual  y aprobó dos meses para la investigación complementaria. 

El párroco Ramíro Plascencia González enfrenta el proceso penal en libertad, como medidas cautelares se la prohibió comunicarse y acercarse con la víctima así como sus familiares por un plazo máximo de un año. (Blanca Carmona)

En las dos audiencias Plascencia ha comparecido de forma voluntaria, siempre acompañado por su abogado defensor Manuel Norberto Cortez. 


[email protected]