Vinculan a cubano por asesinato

Osvel Nápoles Robaina acuchilló a un hombre dentro de una vecindad en la colonia Chaveña

Blanca Elizabeth Carmona
El Diario de Juárez
sábado, 07 septiembre 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Un cubano fue vinculado a proceso penal ayer, acusado de haber matado a un hombre de su misma nacionalidad. 

Osvel Nápoles Robaina había argumentado ante el Tribunal de Control que asesinó a su compatriota porque había sido objeto de discriminación por su color de piel. Pero ayer la jueza Monserrat Robles Ramírez consideró que esa versión es aislada, es decir que no existe ningún otro medio de prueba que la valide. 

El crimen de Osmani Baldemire Pavón sucedió el pasado 18 de julio entre las 21:00 y las 22:00 horas en una vecindad ubicada en la calle Espejo casi cruce con Globo de la colonia Chaveña, cuando Nápoles lo acuchilló, provocándole una lesión corto-penetrante en el abdomen y una laceración pulmonar que le causaron que se desangrara y por consiguiente el deceso.

El Ministerio Público (MP) recabó las declaraciones de otros dos cubanos Félix Enrique Peña Céspedes y José Andrés Rodríguez Vecino, y el abogado defensor solicitó que éstos se presentaran a rendir declaración ante el Tribunal de Control con el objetivo de acreditar que se trató de un homicidio en riña, lo que hubiera atenuado la posible pena a imponer a Nápoles Robaina.

Peña Céspedes declaró ante la juez que el 18 de julio a la casa donde vivía la víctima, el detenido y él, primero llegó Osvel Nápoles y después la víctima, ambos estaban tomado y el primero de ellos se metió a bañar y cuando salió empezó a decir que ya no quería nada con ellos.

Después Peña se salió de la casa, que consta de una cocina y un cuarto, y dijo que ambas personas continuaron hablando, luego vio salir a Osvel Nápoles y observó que a su paso aventó un cuchillo. Enseguida salió de la vivienda Osmani Baldemire y le dijo “éste me dio una cuchillada” y le pidió que no lo dejara morir, que lo llevara a un hospital.

Por lo que los vecinos sacaron varias toallas y hablaron a la Policía mientras que Peña Céspedes entró a la casa por los pasaportes de él y de dos involucrados. La víctima fue trasladada al Hospital de la Familia, pero cuando arribó, había perdido la batalla.

El otro testigo, José Andrés Rodríguez, dijo a la jueza que él no presenció los hechos, únicamente ayudó a trasladar a la víctima al nosocomio. 

En la primera audiencia, efectuada el lunes pasado, Osvel, oriundo de la provincia de Camagüey, declaró ante la jueza que el hoy fallecido lo humillaba por su color de piel y antes del asesinato hubo dos peleas.

“Como yo soy negro y ellos blancos, un día me dijo ‘qué pinga te pasa Camagüey’ (el apodo que le pusieron en alusión a su lugar de origen), guajo (pendejo), y yo le dije por qué me faltas al respeto si yo no he hablado contigo mal”, expresó en aquélla ocasión.

Ayer después de escuchar a los testigos y de valorar los datos de prueba expuestos por dos agentes del MP y de un receso de poco más de una hora, la jueza Robles Ramírez dijo que estaba acreditado la existencia del delito de homicidio y la presunta responsabilidad del cubano Osvel. Además refirió que no se trató de un homicidio en riña pero si quitó una de las agravantes que había expuesto el MP, la referente a que la víctima se hallaba inerme o caída al momento que fue acuchillada.

La jueza ordenó que el cubano continúe el proceso penal, marcado con el número 3066/19 del índice del Tribunal de Control, internado en el Cereso 3 de Ciudad Juárez.