Juárez

Video: Sufren en norponiente por fuga de drenaje

Al menos tres colonias resultan afectadas por las aguas negras

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

martes, 21 septiembre 2021 | 12:47

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Bertha Alicia cruza una calle encharcada en la colonia Franja Sara Lugo

Vivir durante meses entre aguas negras ya se hizo una costumbre para los habitantes de al menos tres colonias que colindan en la parte norponiente de la ciudad, donde ríos de aguas residuales ya forman parte de su entorno por alcantarillas tapadas y posibles descargas no autorizadas que provienen de asentamientos de la parte alta de la colonia Felipe Ángeles.

“Aquí hasta la comida sabe a drenaje”, dijo Bertha Alicia, a cuya vivienda de la calle Nueva Rosita, en la colonia Franja Sara Lugo, ya se impregnaron los malos olores por esa problemática, donde las corrientes del desagüe, que vienen de la parte alta, fluyen constantemente y se forman charcas por el agua que detiene basura, llantas y maleza, además de acabar con el pavimento de algunas vialidades por el largo período en que ha prevalecido el problema, que finalmente termina con las descargas en el río Bravo. 

Varios vecinos entrevistados ayer en las colindancias de la calle Arroyo del Mimbre comentaron desconocer el punto exacto de donde provienen las aguas negras, que recorren varios kilómetros por dicha vialidad y se filtran por otras adyacentes; lo que sí dijeron es que es un problema de varios meses e incluso algunos afirmaron que tiene años sin resolverse.

Bertha Alicia expresó que la única solución eventual que tienen por la parte oficial, es la limpieza con maquinaria de montones de tierra que se dejan a un lado de la calle y que vuelven a taponear las alcantarillas.

La mujer no tiene opción más que mojar sus zapatos tenis con dichas aguas cada vez que sale de su casa, ya que la acumulación está por todas partes en la zona donde vive.

En las calles Villa Coronado y Canutillo, en la colonia Ladrilleros de Juárez, Javier, vecino con 30 años de residencia, afirmó que los últimos meses que fueron de lluvias acrecentaron esta problemática que tiene que sortear todos los días. “Nadie merece vivir así”, dijo mientras atravesaba un enorme charco de aguas residuales acumulado a su paso.

Desde la parte más alta de la colonia Felipe Ángeles, el brote de aguas negras recorre su camino entre el cerro y calles pavimentadas.

Jessica Pastrana, otra de las residentes, afirma que tiene un año que a diario camina por el Arroyo del Mimbre, donde el agua residual ha desgastado el pavimento al grado de que hay partes donde el flujo vehicular se hace de un solo sentido, porque es imposible continuar sobre uno de los carriles ya intransitable por los hoyancos que se hicieron al correr dicha agua.

“Aquí ya estamos acostumbrados y nadie resuelve; es indignante recorrer estos caminos y más con nuestros hijos”, dijo la mujer mientras se detiene a observar el entorno, para después afirmar que hubo meses cuando ‘estaba peor’.

close
search