keyboard_backspace Volver
diario
Suma enero 100 asesinatos

Video: Poniente y suroriente concentran homicidios

El Diario de Juárez

Narcomenudeo, violencia y precariedad también convergen en esas zonas

Staff / El Diario de Juárez

Los homicidios en la ciudad se concentran en colonias ubicadas en las zonas poniente y suroriente, muestra el mapa de registro de asesinatos elaborado por la Fiscalía General del Estado.

En esas zonas habitacionales también convergen otros delitos como el narcomenudeo.

Ciudad Juárez registró el 64 por ciento del total de los 2 mil 567 homicidios dolosos que registró el Sistema Nacional de Seguridad Pública durante el 2020 ocurridos en el estado de Chihuahua.

Y en enero este patrón histórico se repitió al cerrar con 100 asesinatos cometidos en los primeros 31 días de año (hasta las 2 de la tarde), reportó la Fiscalía General del Estado (FGE). 


Al poniente, zonas habitacionales como Anapra, Felipe Ángeles, Bellavista, Barrio Alto, Zona Centro y Anáhuac y al suroriente, las colonias Finca Bonita, Cerradas del Parque y Riberas del Bravo reportan asesinatos recurrentes, según la georreferenciación de los crímenes en Juárez. 

Estas zonas, a su vez, corresponden con la presencia de grupos del crimen organizado y que, también de acuerdo con mapas elaborados por las autoridades investigadoras, ubican actividad de pandillas como “Los Aztecas” y “La Empresa” en el distrito Centro, al poniente de Juárez.

El mapeo oficial muestra a “La Línea” predominando en los distritos Universidad, Oriente y Poniente; al grupo “Gente Nueva” en los distritos Valle y Oriente, mientras que “Los Mexicles” predomina al sur entre los distritos Sur y Valle.    

La influencia de la pandilla “Los Mexicles” se observa en una limitada área en la zona suroriente.

Estos grupos a su vez, presuntamente están vinculados con las organizaciones del crimen organizado internacional denominadas Cártel de Juárez, los primeros, y de Sinaloa, los segundos.

Estas agrupaciones han entablado una férrea batalla en la disputa de la membresía de vendedores de drogas, especialmente dedicados a comercializar al menudeo heroína, cocaína y metanfetaminas, explica Ricardo Realivázquez, director operativo de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) en esta localidad.

La deserciones para unirse a determinado grupo y la determinación de estas organizaciones delictivas por extender su control en la ciudad es la principal causa de la elevada incidencia de asesinatos, según la explicación.


No es sólo un problema entre bandas: sociólogo 

El maestro en sociología Nemesio Castillo, académico de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, plantea que el problema de los homicidios no sólo es un problema de división de pandillas, sino hay múltiples causas donde la intervención social es urgente.

Afirma que el tema va más allá de conflictos o divisiones, porque son los mismos grupos delictivos los que generan estos escenarios.

“Las políticas de Estado no han podido o no han tenido capacidad para reducir o controlarlo”, asegura.

Agrega que las pandillas se regulan por ellas mismas y determinan que el número de homicidios aumente o se reduzca.

“Pero no hay una variante interna (donde) sean los gobiernos quienes puedan controlarlo”, afirma. “Es un fenómeno delicado que no tiene control, no tiene aristas para incidir”.

Indica que el Gobierno debería reforzar las áreas de inteligencia y generar recursos para el tema de intervención social.


Violencia y precariedad, de la mano

El mapeo delictivo de la Fiscalía Zona Norte y de la SSPE muestra que durante el mes de enero de 2021 los asesinatos fueron cometidos con mayor frecuencia en 30 colonias del poniente y 20 al oriente de la ciudad.

Al poniente están las colonias Ladrillera, Felipe Ángeles, Altavista, Barrio Alto, Nueva Galeana, Álvaro Obregón, Partido Escobedo, Enríquez Guzmán, Chaveña, Francisco I. Madero, Centro, Ampliación Fronteriza, Ricardo Flores Magón y Josefa Ortiz de Domínguez. 

Además la Niños Héroes, Puerto La Paz y la Anáhuac.

Más al centro, también en poniente, se ubicaron Partido Romero, La Playa, Pronaf, Melchor Ocampo, Fidel Velázquez, Tierra y Libertad y Linda Vista.

Al surponiente la Kilómetro 29, Villas Residencial Del Real, Cuesta II, Oasis Revolución, Héroes de la Revolución y Lomas Del Rey.

Al oriente la recurrencia de crímenes se concentró en Solidaridad, Torres del PRI, Terranova, Palmas del Sol, Campestre Virreyes, Riberas del Bravo, El Papalote, Portal del Roble, Villa del Cedro, Hacienda Santa Fe, Cerradas del Parque, Parajes de San Isidro, Finca Bonita, Bosques de Waterfill, Parajes de San José y Sierra Vista.

Alcanzó además los ejidos rurales de Loma Blanca, San Isidro y San Agustín. 

Estos sitios, recurrentes al menos desde la década pasada, no han cambiado, siguen siendo las mismas zonas, según la georreferenciación realizada por Jaime García de la Rosa, Ana Karen García Peña y Esteban Buch Sánchez, autores del “Perfil socioespacial de los homicidios en Ciudad Juárez para la intervención focalizada”, auspiciado por la fundación Open Society a través del Observatorio Ciudadano de Prevención, Seguridad y Justicia de Ciudad Juárez.

El documento presentado en enero de 2020 destaca entre los hallazgos que víctimas y victimarios viven en las zonas de conflicto, que tienen edades principalmente entre los 20 años, por lo que eran unos niños cuando se detonó la violencia en la ciudad y la fueron normalizando, situación que también prevalece un año después. 


Mayoría de los homicidios cometidos en Juárez es por el control de la venta de droga

Para Jorge Nava López, fiscal en la Zona Norte, y Ricardo Realivázquez, director operativo de la SSPE, la mayoría de los homicidios cometidos en Juárez es por el control de la venta de droga en la ciudad.

“Y se está haciendo lo conducente”, afirman.

Realivázquez dice que se ha detectado un empoderamiento del grupo criminal “La Empresa”, que surge de una división en la pandilla “Los Aztecas” que continúa en lucha desde hace dos años.

Estas subdivisiones sirvieron a “La Línea”, ligado al denominado Cártel de Juárez, pero tuvieron discrepancias por la designación de liderazgos y se separaron, según los reportes de inteligencia elaborados por la SSPE. 

Ambos investigadores, que llevan varios años encabezando la persecución y prevención del delito en la frontera, afirmaron que, pese al casi centenar de crímenes en Juárez, hay una disminución (paulatina) de los homicidios porque se ha capturado a los principales líderes de células de diferentes pandillas que se están atacando entre sí.

Al oriente y poniente de la ciudad, “La Empresa” se ha valido de disidentes del Cártel de Sinaloa y de “La Línea”, como de los “Artistas Asesinos” y “Los Mexicles”, que se unen a uno y otro bando, explicó.

Para el titular de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE), Emilio García Ruiz, además de la polarización de los grupos que tenemos en Juárez, la presencia de las pandillas complica más el escenario.

“Son más volubles y andan de un lado para otro entre Aztecas, Mexicles, Artistas Asesinos y que entre los viejos y los nuevos se están cambie y cambie de organización criminal”, dice.    

El Diario buscó una entrevista con el secretario de Seguridad Pública Municipal, Raúl Ávila, pero no respondió a la petición.

En tanto, el fiscal Jorge Nava López dice que una estrategia para reducir los asesinatos es mediante el cumplimiento de órdenes de aprehensión contra los principales autores de los crímenes. 

Asegura que sólo durante enero fueron capturados más de 30 presuntos homicidas y llevados ante tribunal.

“Estas personas tienen responsabilidad en muchos más homicidios de los que se les ha capturado en flagrancia o con orden de aprehensión”, expone.

Sin embargo, corresponde al Ministerio Público acreditar con elementos de prueba suficientes la supuesta autoría de “esos más” asesinatos. 

Realivázquez reconoce que en Juárez aún falta mucho por hacer pues las pandillas mantienen sus ajustes de cuentas.

“Es una constante entre las pandillas delictivas con presencia en la ciudad, que tienen problemas y se da un quiebre... es fácil para ellos ubicarse y cometer los homicidios”, dice.


Colonias con incidencia en narcomenudeo

Según la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE), en enero se detectaron 20 colonias con alta incidencia en la comercialización de drogas al menudeo, en las cuales se abrieron carpetas de investigación.

De estas colonias, ocho corresponden al sector poniente de la ciudad y 12 al oriente, y fue donde hubo mayor número de detenciones de narcomenudistas.

Al poniente se ubicaron las colonias Arroyo Colorado, Barrio Alto, Azteca, Revolución Mexicana, Cementera, Centro, División del Norte y Pradera de los Oasis.

Al oriente tuvieron más reincidencia Riberas del Bravo, el área de la Central de Abastos de la calle Aeronáutica, Finca Bonita, Parajes de San José, Los Alcaldes, Rinconada de las Torres, Horizontes del Sur, Portal del Roble, Parajes de Oriente, Parajes del Sur, Praderas del Sol y Praderas de San Isidro, dice un reporte oficial.

Todas estas zonas forman parte de la franja con altos índices de homicidios ubicada en los mapas georreferenciados de este delito.  


No sólo pandillas asesinan 

Enero del 2021 destacó por las ejecuciones extrajudiciales cometidas por policías preventivos.

Cinco agentes de la SSPE privaron de la libertad a una pareja, a la que asesinaron y arrojaron en la vía pública al estilo de la delincuencia organizada.

La simulación le permitió a los agentes ganar tiempo para evadir la acción de la justicia, pues la familia de las víctimas interpuso la queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por la desaparición forzada y al ser solicitados los reportes de las intervenciones, fueron ubicados los probables agresores. Aún siguen prófugos.

También una mujer policía y su esposo, expolicía de Seguridad Pública Municipal, privaron de la vida a los integrantes de una familia durante un pleito entre vecinos.

La mujer y su pareja trataron de huir, sin embargo, fueron capturados y actualmente están sujetos a proceso penal.