Juárez

Video: Maltratan escoltas de Corral a mujer con bastón

Intenta reclamarle por ‘despojo’ de casa de su mamá; me siento impotente, ignorada y pisoteada, afirma

Javier Olmos
El Diario de Juárez

martes, 07 septiembre 2021 | 06:00

Omar Morales / El Diario  Omar Morales / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— Impotente, una de las familiares de la mujer despojada por el gobernador Javier Corral de su casa de la calle Costa Rica en la colonia Partido Romero, trató de despedirlo ayer en su penúltimo día por Juárez con un bastonazo.

Yolanda Miranda Agüero es la hija de Miranda Esparza, “Esperancita”, la señora de 95 años con ludopatía que se quedó en la calle después de que Corral le jugó una ventajosa operación de compraventa del inmueble.

También de la tercera edad y con bastón para andar, Yolanda lo anduvo buscando durante una gira de trabajo que tuvo ayer, para reclamarle una última vez el acto, antes de que deje la investidura.

“Le tengo mucho coraje”, expresó a El Diario después de que, en el intento, los escoltas del gobernador la jalonearan. El hecho quedó documentado en video y se aprecia el momento en que los policías no permiten que se acerque, usando incluso fuerza sobre ella.

Con el bastón trató de acercarse para golpearlo, admitió, hasta que el todavía mandatario del estado pasó de largo para cruzar a pie Paseo Triunfo de la República.

Se subiría a un camión del Bravobús para dar un recorrido, como parte de la entrega del BRT-2 que, a un día de que termine la administración, todavía estaba incompleto.

“Cada rato él me agrede, me manda policías municipales, ¿ahí sí yo no puedo decir nada?, porque es el gobernador y todos están en sus pies”, se cuestionó molesta.

En un relato documentado en el archivo periodístico, se recuerda lo ocurrido en 2017, cuando a gritos Corral la sacó de la casa que habitó por años, luego de una operación de compraventa por un millón 200 mil pesos.

Afirma que su mamá no estaba en condiciones físicas y mentales de negociar la venta de la propiedad, pues además de tener un problema de ludopatía, tenía “un trastorno depresivo por la muerte de una hija”.

Ayer, dijo, una de las secretarias de Javier Corral se acercó y le ofreció “de todo” para que no dijera nada y se retirara.

“Me quería dar todo para que me callara, cuando me han sacado de las oficinas cuando lo he buscado”, expresó.

“Tengo cinco años gritándole que no da la cara porque sabe muy bien lo que hizo, que a una señora de 90 años no se le echa de su casa. ¿Está pendejo o qué tiene?”, dijo.

Al cierre de gobierno añade: “Me siento impotente, ignorada y pisoteada, le valemos madre al Gobierno y como pueblo somos ‘unos mugrosos’ y nadie nos atiende, y pues (me tildan) de vieja loca, ni madre, yo no estoy loca”.

jolmos@redaccion.diario.com.mx

close
search