Juárez

Video: Llega a Juárez la delfinoterapia con Luz, Baby y Candela

Permanecerán por tiempo indefinido dependiendo de la aceptación de los fronterizos

Mayra González
El Diario de Juárez

jueves, 21 octubre 2021 | 12:43

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Las hembras de 5, 7 y 8 años de edad

Luz, Baby y Candela son los nombres de tres delfines hembra que llegaron a Ciudad Juárez para ofrecer delfinoterapia a niños y adultos que lo requieran, ya sea por algún padecimiento médico o como terapia de aprendizaje, dieron a conocer los encargados de su cuidado y quienes imparten las sesiones.

El delfinario del Centro Acuático Anita, que anteriormente contaba con focas, fue adaptado para dar lugar a los delfines, que, antes de empezar a trabajar en esta ciudad, se adaptaron a su nuevo hogar, dijo Alfonso Téllez, especialista en mamíferos marinos y responsable del delfinario.

“La terapia nos ayuda a estimular el sistema nervioso central, ya que por medio de las ondas ultrasónicas que produce el delfín se estimulan muchas glándulas del cerebro, los dos hemisferios trabajan de una forma armónica entre sí y producen una relajación parecida a la meditación en el paciente”, explicó Luis Alonso Domínguez, coordinador del programa de delfinoterapia en Juárez.

Dijo que esto produce la mejora en diferentes áreas como el lenguaje, la seguridad, la tolerancia al dolor, entre otros.

Aunque las terapias se enfocan actualmente en personas con alguna discapacidad, el programa también está abierto para quienes sufren de estrés, problemas intestinales o cualquier tipo de padecimiento, siempre y cuando sea mayor de tres años de edad, indicó.

“Ya que por medio de la relajación van a estimular su sistema para que trabaje de una forma armónica todo el cuerpo”, reiteró.

La cantidad de sesiones depende del padecimiento de la persona, pero por lo regular varía entre seis y 10 y se pueden tomar una por semana, después de la cantidad indicada se recomienda que no pase un período mayor de seis meses para volver a tomarlas, explicó.  

Por su parte, Alfonso Téllez detalló que los delfines emiten ruido en todo momento, pero una vez que el paciente entra al agua se trabaja en puntos estratégicos como las terminales nerviosas, manos, pies y columna vertebral en posición acostado para que el sonar, al entrar por el oído, estimule el sistema neuronal. Aseguró que no es necesario saber nadar para tomar la terapia.

“La evolución la empiezan a ver principalmente los papás, se dan cuenta después de la tercera sesión que tienen en el agua, puede ser en el habla, en los movimientos del cuerpo. En Guadalajara tuvimos un caso de una persona que tuvo un accidente automovilístico y que lo diagnosticaron que ya no podría caminar, después de la delfinoterapia pudo volver a caminar. Los niños pasan de no hablar a balbucear y hasta pronunciar palabras, en el apetito, en lo social, son muy extensos los beneficios”, aseguró.

En cuanto a los mamíferos, dijo que ellos saben las posiciones para estar cerca del paciente.

“De por sí entre el delfín y el ser humano ya hay un vínculo desde el mar abierto, cuando llegan aquí nosotros trabajamos con condicionamiento operante y ellos van aprendiendo a hacer ciertas conductas o actividades”, comentó.

Las ejemplares

Luz tiene cinco años de edad, Baby tiene siete y Candela tiene ocho, por lo que son hembras jóvenes: estos mamíferos pueden vivir hasta 70 años en cautiverio y 25 en mar abierto debido a la presencia de depredadores y bacterias, explicó.

Las tres ejemplares de la especie conocida como “nariz de botella”  llegaron hace un mes y medio de Ixtapa en el estado de Guerrero, pasaron un período de adaptación de 15 días y posteriormente empezaron a trabajar, agregó. 

Aseguró que el estanque de Las Anitas es idóneo ya que tiene capacidad para cuatro delfines y un soporte las 24 horas del día para que el agua esté en condiciones óptimas; además, se hacen estudios de coliformes, PH, salinidad y temperatura, que se maneja en 27 grados.  

En esta frontera permanecerán por tiempo indefinido dependiendo de la aceptación de los fronterizos.

Domínguez dijo que cada sesión dura 20 minutos, tiene un costo de mil pesos y se realizan en horarios de 11:00 de la mañana, 3:00 y 5:00 de la tarde de lunes a viernes. Es necesario agendar cita al teléfono (656) 764-6224 o a la página de Facebook: Delfinoterapias Cd. Juárez. 

Sesiones

• Duración: 20 minutos 

• Precio: mil pesos 

• Horario: De lunes a viernes 11:00 a.m., 3:00 y 5:00 p.m.

• Agendar cita a través del teléfono (656) 764-6224 o en Facebook: Delfinoterapias Cd. Juárez

close
search