Juárez
Se cumplen 12 años del homicidio de ‘El Choco’

Video: La justicia aún no llega

El periodista chihuahuense José Armando Rodríguez Carreón fue asesinado el 13 de noviembre del 2008

De la Redacción
El Diario

viernes, 13 noviembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Aun con una sentencia condenatoria en ejecución, la justicia sigue lejana para José Armando Rodríguez Carreón, periodista chihuahuense asesinado el 13 de noviembre del 2008, justo a las puertas de su hogar.

El fallo definitivo emitido el 28 de octubre del 2016 por el juez cuarto de Distrito, Gabriel Pacheco Reveles, dentro de la causa penal 23/2015/II, condenó a Juan Alfredo Soto Arias, el único detenido, a pasar 30 años de cárcel y a pagar a la familia del reportero de El Diario 4 mil 206 pesos por gastos funerarios y 51 mil 137 pesos por el daño moral. Las cantidades aún siguen sin saldar a favor de las víctimas.

Y aunque la causa penal queda abierta, no existen más órdenes de aprehensión contra los supuestos autores intelectuales plenamente identificados en el expediente del crimen del reportero de la fuente policiaca más experimentado en Ciudad Juárez, considerada una de las ciudades más violentas del mundo.

¿Quién mató a Armando Rodríguez?

La primera vez que el nombre del asesino de Armando se hizo público fue en julio del 2013. En ese entonces la Fiscalía General del Estado presentaba a una banda de supuestos extorsionadores liderada por José Julio Gómez Castañeda y/o José Luis Gómez Castañeda, apodado “El Junior”.

En su declaración ante los medios de comunicación, el detenido aseguró que entregaba por el cobro de cuotas entre 80 y 100 mil pesos por semana al grupo delictivo “La Línea”. En esa entrevista aseguró que no mató a nadie.

Junto a él fueron detenidas su hermana y su pareja sentimental.

Este único veredicto emitido por el juez de Distrito es la culminación de la investigación del primer caso que atrajo la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (Feadle), creada en el 2010 por el entonces procurador general de la República Arturo Chávez Chávez, durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Inicialmente la investigación del crimen, número de expediente 2882/08-2104, estuvo a cargo de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chihuahua hasta agosto del 2013, cuando la Feadle atrajo el caso por considerar que a José Armando lo asesinaron por su labor periodística.

A través de sus reportajes, el periodista documentó la corrupción gubernamental y los nexos con el narcotráfico en Chihuahua.

También evidenció las fallas y violaciones a los derechos humanos durante la fallida “guerra contra el narcotráfico” que impulsó Calderón en el 2006 en la llamada “Operación Conjunta Chihuahua”.

Fue en septiembre del 2010, días después del asesinato de Luis Carlos Santiago Orozco, fotógrafo de esta misma casa editora, que el presidente hizo público el esclarecimiento del crimen de José Armando Rodríguez Carreón y ofreció información errónea de los asesinos, como lo confirmaría posteriormente El Diario.

La investigación sostiene que José Julio Gómez Castañeda fue el hombre que disparó contra Armando y quien presuntamente se suicidó en el Cereso Estatal 3 de Ciudad Juárez, el lunes 1 de diciembre de 2014. Sin embargo, la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales tiene como único registro un suicidio con fecha del mes de abril, según la solicitud de información con folio 1155922018.

El día 5 de ese mismo mes la FGE realizó un operativo en el cementerio donde sepultaban a Gómez Castañeda y su hijo fue arrestado.

El supuesto homicida era despedido con mariachis cuando irrumpió un comando de agentes estatales en pleno sepelio y capturaron al hijo de Julio, cuyos familiares trataron de auxiliarlo.

El día del asesinato de Armando, Juan Alfredo Soto Arias iba de acompañante. Soto Arias, detenido en marzo del 2010, aceptó haber participado en diversos asesinatos, pero siempre negó su participación en el asesinato del periodista y llevó su queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Pese a ello fue sentenciado al existir el señalamiento de un expolicía municipal en su contra.

Hugo Valenzuela Castañeda lo acusó ante el Ministerio Público Federal y aunque también fue asesinado en el mismo reclusorio, su testimonio y no las evidencias científicas fueron suficientes para condenar a Soto Arias de haber cumplido la orden emitida por José Antonio Acosta Hernández, quien obedeció el mandato de Luis Pablo Ríos Rodríguez, apodado el “JL”, considerado el autor intelectual.  

El expediente resume que, por el crimen de Armando, Juan Alfredo Soto Arias pasará 30 años de cárcel; el que habría disparado en 10 ocasiones contra el reportero supuestamente se suicidó en la cárcel y de los dos autores intelectuales que la Fiscalía menciona, sólo uno purga una cadena perpetua en Estados Unidos por otro crimen cometido y el otro implicado –aseguran– fue asesinado desde el 2009. De esa muerte no existe un registro en México que así lo confirme, según la ficha que existe en Plataforma México del probable narcotraficante.

Por ello la justicia no llega para Armando, su familia y sus colegas.