Juárez

Video: Irrumpen en negocio familiar y agreden a vendedores

Los ladrones se apoderaron de equipo de telefonía celular valuada en casi 700 mil pesos

Staff
El Diario de Juárez

domingo, 05 septiembre 2021 | 12:50

Captura de pantalla

Ciudad Juárez— A los 15 años  'Junior', el menor de tres hermanos, vendió un teléfono celular y luego otro; empezaría con una actividad que cuatro años después se convertiría en el negocio familiar, pues su hermana y hermano se involucraron con una mayor  inversión y la administración y organización de las ventas.

La actividad comercial empezó a crecer y a generar empleos, por lo que arrendaron una casa en un fraccionamiento de la zona Valle del Sol donde realizan la distribución de los aparatos que venden de manera virtual.

Los hermanos, el mayor de 26 años, la de en medio de 20 y el más pequeño de 19, combinan sus actividades con sus estudios mientras planifican cómo innovar en su negocio.

Al menos eso hacían hasta el pasado viernes 3 de septiembre cuando sufrieron un robo con violencia dentro del fraccionamiento de acceso controlado que cuenta con una caseta y guardia de vigilancia , así como cámaras de vídeo en la entrada y salida de la zona habitacional. Más seguridad, supuestamente.

Es “Alejandra”, como se nombrará a la víctima, quién narra el hecho sufrido.

Fue ella quién se desató y pudo liberar a sus hermanos severamente golpeados, tras ser sometidos y encerrados en la propiedad que hace la función de oficina. 

“Es una impotencia la siento”, dice la indignada mujer que, junto a sus hermanos, exige justicia ante esta agresión sufrida.

El ataque

El viernes poco después del mediodía, los vendedores habían salido a entregar los aparatos comprometidos. La venta es virtual y no tienen exhibidores por lo que la propiedad no está abierta al público. 

Los tres hermanos estaban en la casa y una pareja tocó la puerta.

Pensaron que algún vendedor había quedado con un cliente de hacer la entrega en el lugar, pero había olvidado avisar. 

No sospecharon. 

Los supuestos clientes pidieron un IPhone 8. 

El menor de los genes sí fue a buscar el teléfono mientras los otros dos atendían a la mujer, obesa, morena, de cabello corto al hombro, lentes y tatuajes de letras, que iba acompañada de un hombre de tez morena cabello corto oscuro y grandes entradas en la frente y vestía una camisa blanca y un pantalón beige.

Tras ellos llegó un hombre armado que vestía una camisa azul y un pantalón caqui, de tez morena, cabello corto y oscuro.

El arma corta era tipo revólver.

“Se fueron directo contra mi hermano mayor, lo golpearon en la cabeza para arrodillarlo”, narra Alejandra.

Luego la golpearon a ella y se fueron tras el menor.

Los asaltantes llevaban corbatas de plástico con las que ataron de pies y manos a los varones. 

Al ver a sus hermanos sangrando y sometidos, Alejandra se cayó y empezó a convulsionarse de miedo; solo escuchó cuando la mujer obesa dio la orden: “mátala para que se calle”.

“El hombre con la pistola me dijo ‘si no te callas te voy a matar y me volteó en el piso y se subió arriba de mi, me puso las corbatas en las manos y los pies” recuerda aún con asco.

Cuando los hermanos estaban sometidos, el tipo del arma les gritó: “un amigo suyo los puso”. 

Los ladrones se apoderaron de equipo de telefonía celular valuada en casi los 700 mil pesos, los aparatos personales de los hermanos, sus carteras y otras pertenencias personales.

Luego, los dejaron encerrados al colocar candados en la puerta exterior y huyeron del lugar cómo si nada. De la misma manera salieron del fraccionamiento cerrado.

La joven mujer tardó algo de tiempo pero logró quitarse las ataduras de plástico y luego corrió a ayudar a sus manos que tenían amoratadas las manos y los pies.

A gritos pidieron auxilio y tras ser ayudados a retirar los candados llegaron los agentes de Seguridad Pública.

“Para entonces ya había pasado mucho tiempo”, lamenta la víctima.

Los pequeños empresarios acudieron ante la

Fiscalía General del Estado para interponer la denuncia de hechos y aportaron las imágenes captadas. 

Aunque el fraccionamiento cuenta con imágenes de los agresores al entrar y salir del lugar, el comité de vecinos espera una orden judicial para entregar las evidencias. Un investigador de la FGE se comprometió a llamarles a la brevedad posible para obtener los videos, pero hasta el momento no ha llamado ni se ha acercado al fraccionamiento.

Las víctimas ofrecen una recompensa para quien aporte los datos suficientes que permitan la localización de los agresores.

Las personas pueden enviar la información al correo electrónico Lecencieue@gmail.com.

La información se hará llegar a los investigadores, asegura la afectada.

close
search