Juárez

Video: ‘Dulce’ colección

A sus 8 años, Ángel Álvarez canjeó un ‘Tomy’ por una moneda, lo que con el tiempo lo volvería en un experto numismático

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

jueves, 01 julio 2021 | 13:25

Omar Morales / El Diario de Juárez | Ángel ordena su colección Omar Morales / El Diario de Juárez | En 2017, Ángel Álvarez se integró a la Sociedad de Estudios Numismáticos del Estado de Chihuahua Omar Morales / El Diario de Juárez | Resalta importancia de cuidar las monedas Omar Morales / El Diario de Juárez | Una de las colecciones

Todo empezó cuando tenía ocho años de edad. Con el apoyo de una tía que era maestra, Ángel Álvarez cambiaba un dulce “Tomy” por una moneda y desde entonces las colecciona, al igual que billetes, afición que actualmente combina con la de comerciante, acumulador y estudioso de la numismática.

Ahora, décadas después, Ángel ofrece a la comunidad no sólo monedas o billetes, sino también libros, pinturas y otros objetos decorativos que le llegan a su tienda, ubicada en el pasaje que se encuentra entre la avenida Lerdo y la calle Manuel Bernal, a un costado del edificio principal de lo que fue el Correo y en donde además orienta a las personas sobre cómo cuidar sus monedas.

“A los ocho años de edad, cuando me dieron mi domingo, entendí que las monedas son para comprar, pero luego me llamó la atención que también se podían guardar, como lo hacía mi tía, a quien en una ocasión le pedí me regalara las monedas que tenía en un frasco de vidrio y ella me dijo que no se podían gastar”, comenta Ángel.

Narra que su tía le explicó que al vender dulces en la escuela para ayudarse en sus gastos, algunos alumnos llevaban monedas diferentes, que no valían en la ciudad, por lo que les daba un dulce “Tomy” a cambio y eso se hizo costumbre, pues Ángel emuló esta práctica cuando le agradó coleccionar esas monedas que no servían para comprar algo.

"Mi familia me apoya en este gusto por la colección y cuando ingreso a la secundaria me compran el primer libro y un álbum para guardar las monedas; era el año 1988, entonces sólo había pocos lugares donde las compraban y vendían, uno en el centro comercial Río Grande y otro enfrente, por la Vicente Guerrero, además de uno en la zona Centro, el de don Felipe”, dice el coleccionista.

Desde entonces, comenta, la familia lo respalda en su afición y en cada festejo o por graduación escolar, le obsequian monedas.

Sin embargo, indica que al conocer de la casa de subastas eBay, se da cuenta de que hay otros tipos de monedas que puede adquirir y se involucra en la numismática, la que describe como la rama de la arqueología que estudia los métodos de cambio de monedas, medallas, acciones y cheques de caja, entre otros objetos de valor.

Posteriormente, en el año 2007, Álvarez se afilia a la Sociedad Numismática de México, creada en 1952, por lo que empieza a comprar y vender monedas y billetes.

Luego, en 2017, se integra a la Sociedad de Estudios Numismáticos del Estado de Chihuahua, agrupación que se reúne el último domingo de cada mes en la capital de la entidad, con 14 miembros de esa ciudad, uno de Guadalupe y Calvo, dos de Parral y dos de Ciudad Juárez.

En esta actividad de comprar y vender monedas, comenta, se adquiere experiencia de cómo obtenerlas y sacarles provecho, pero también sobre las formas de cuidarlas, pues del manejo que se haga de ellas depende mucho su valor.

Incluso, dice, la mejor recomendación para conservar una moneda y que ésta no pierda valor, es no limpiarla, además de guardarlas en empaques adecuados que no contengan productos químicos, porque las manchan, al igual que los billetes.

El valor de una moneda, explica Ángel, depende principalmente del interés que se tenga en ella de parte de la gente.

Asimismo, advierte que es falso que algunos billetes o monedas de circulación actual tengan un valor de cientos o miles de pesos por algún detalle, pues esto no las hace más valiosas y sólo tienen el valor facial que se marca en ellas, como las de 5, 10 ó 20 pesos que se afirma que pueden comprarlas a un costo exagerado.

Luego de que las desmonetizan, señala, que es cuando salen otras monedas del mismo valor con diseño diferente, lo único que queda es venderlas por kilo, como metal, o guardarlas.

“Lo que me entristece sobre esto”, comenta, “es que a veces viene gente humilde que trae alguna de esas monedas con la intención de venderla y sacar más dinero del que vale, pero les resulta que no es cierto y eso se me hace triste porque se trasladan desde un lugar lejano al creer en una historia falsa”.

Ángel comentó que las únicas monedas de la época moderna que valen algo más, son las bimetálicas con el centro de plata que se acuñaron en 1992, luego de la reforma monetaria para eliminar los tres ceros del peso; se trata de monedas de 50 pesos, de 20 y 10 pesos.

Aparte de esas monedas, no hay otras que valgan más de lo que indica su valor nominal. La gente no debe hacer caso de esa información, agrega. 

lcano@redaccion.diario.com.mx

close
search