‘Temblaba el piso a todas horas’

Video: Dañó obra de Corral casa de ‘Mantequilla’ Nápoles

Uso de maquinaria pesada para derrumbar finca provoca grietas en propiedad del extinto boxeador

Miguel Vargas
El Diario de Juárez
miércoles, 02 octubre 2019 | 07:31

Ciudad Juárez.- Grietas en prácticamente todas las paredes de la casa del extinto boxeador José Ángel “Mantequilla” Nápoles, dejó el derrumbe de la propiedad con la cual el gobernador Javier Corral amplió recientemente el patio de su vivienda de la calle Costa Rica, denunciaron la viuda y el hijo del pugilista.

El peso y maniobras de una retroexcavadora, así como el golpeteo de marros y de un rotomartillo que se usó para tirar las bardas de una finca y reconstruir el predio de la calle Costa Rica 179, que ahora forma parte de la propiedad del mandatario, dejó con daños estructurales la vivienda construida de adobe donde vive Bertha Navarro, con quien el boxeador estuvo casado por 30 años.

La vivienda afectada se encuentra sobre la calle República de Chile número 174 y queda en la parte posterior del predio de 277.64 metros cuadrados propiedad de Francisca Muñiz Viuda de Pérez, ya fallecida, cuyos nietos demandan vía civil los derechos del terreno en un juicio intestamentario, según lo ha informado El Diario.

Navarro, quien enfrenta el duelo por la muerte de su marido fallecido el pasado 16 de agosto, demandó la reparación de los daños al igual que su hijo Iván Navarro desde que comenzó la obra en construcción, pero ambos aseguran que no fueron escuchados.

“Buscamos varias veces a los responsables de esa construcción para decirles lo que estaba pasando, incluso nos tiraron escombro hacia nuestro patio y ni eso recogieron, no nos hicieron caso hasta la fecha”, dijo la viuda de “Mantequilla” Nápoles.

Aseguró que la maquinaria pesada hizo cimbrar el piso de su casa durante tres meses y las paredes de adobe lo resintieron, así como recientes remodelaciones que se habían hecho en su vivienda.

“Temblaba el piso a todas horas, incluso mi nieto (de un año) se asustaba cada rato y lloraba en el andador”, comentó la mujer.

Iván Navarro aseguró que fueron repetidas las ocasiones en que habló con los trabajadores y sólo le decían que el ingeniero responsable lo atendería en una oportunidad.

“Yo tuve que ir por él y lo traje a mi casa en una ocasión, pero salió con que las grietas que presentaban las paredes no habían sido originadas por la obra”, dijo el denunciante.

Aseguró que en la construcción no se exhibía algún permiso oficial y las camionetas de la compañía constructora tampoco tenían alguna dirección o logotipo, por lo que se vio impedido para dirigirse con el dueño de la constructora para hacer el formal reclamo y exigir un peritaje en la estructura de su vivienda.

“Traían empleados a puros migrantes, eran cubanos y venezolanos, lo sé bien por el acento y cambiaban de trabajadores cada semana, como que no les pagaban y se iban”, dijo el hijo del pugilista explicando que nadie le daba razón a su exigencia.

Tanto él como su madre aseguraron que no les importan las condiciones en que el gobernador Javier Corral tomó ese terreno, pero dijeron que es necesario que alguien se haga responsable de los daños a su vivienda.

Iván mencionó que personalmente tuvo que sacar varias carruchas de escombro con enormes piedras que cayeron hacia su casa cuando los trabajadores contratados por Corral estaban haciendo la limpieza del terreno, ya que tampoco se comprometieron a eso.

Indicó que fueron tres meses donde, desde las 06:00 horas, los despertaban los ruidos de la maquinaria y el taladrar hacia la pared contigua a su vivienda.

“En una ocasión fui y les grité que no fueran abusones, que había gente mayor y niños que se estaban afectando en la propiedad vecina” pero ellos continuaron con la obra, dijo Iván.

“Quizá para ellos no es nada importante, pero yo hice todo tratando de reparar mi casa y mantenerla en buenas condiciones para que nadie hablara mal de José Ángel”, expuso Bertha Navarro.