Juárez

Venden 78 escuelas comida ‘chatarra’

Sólo un plantel fue ubicado por ofrecer productos saludables a sus alumnos

Luz del Carmen Sosa
El Diario de Juárez
sábado, 23 febrero 2019 | 06:00
El Diario

Ciudad Juárez— Setenta y ocho planteles educativos, públicos y privados, en Ciudad Juárez fueron reportados en el presente ciclo escolar por vender comida ‘chatarra’ a los alumnos en las tiendas escolares, revelaron las asociaciones civiles El Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

El período escolar 2018-2019 reporta mayor participación de ciudadanos preocupados por la comercialización de productos nocivos para la salud de las niñas, niños y adolescentes en las escuelas de la ciudad, comparativamente a los dos reportes que recibió el portal durante el ciclo 2017-2018, según el portal Mi Escuela Saludable.


Ofrecen poca fruta y verdura

En contraparte, sólo la escuela Sopori fue reportada como Escuela Saludable en Ciudad Juárez, refiere el sitio.

A nivel nacional los resultados revelan que en el presente ciclo escolar 2018-2019 fueron recibidos 4 mil 748 reportes, provenientes de 4 mil 126 escuelas públicas y privadas, de todos los estados, de los cuales el 1.8 por ciento correspondieron a esta frontera. 

Los datos son exhibidos a través del mapa georreferencial que ubica cada una de las escuelas a nivel local, estatal y nacional y “muestran la violación a los derechos de la infancia al prevalecer un ambiente obesogénico en las escuelas del país”, denunciaron ambas organizaciones.

Entre las escuelas señaladas se encuentran América, Fidel Ávila, Fernando Montes de Oca, Independencia, Carlos Amaya, Colegio Bilingüe Anna Freud, Primero de Mayo, Revolución Mexicana, Juárez y Reforma, 28 de Octubre, Colegio Hispano Inglés, Instituto de Educación Infantil Bilingüe, la Secundaria Técnica 41, la Secundaria Federal 1, Maestros Mexicanos, Carlos Salinas de Gortari, y otros más. 

En general, estos reportes indican la presencia de refrescos en el 74 por ciento de los casos; venta de comida chatarra en el 98 por ciento y el 75 por ciento aún no cuenta con oferta suficiente de fruta ni verdura.

Además, el 94 por ciento de los reportes revela la ausencia de la figura del “Comité de Establecimientos de Consumo Escolar”, que de acuerdo a los Lineamientos que regulan la oferta de alimentos y bebidas en las escuelas tiene diversas atribuciones esenciales para el adecuado funcionamiento de esta medida, informaron las organizaciones citadas.

En alrededor de 43 por ciento de los casos hay presencia de bebederos, aunque con base en los testimonios, muchos de ellos no se encuentran funcionando. 

Otra de las preocupaciones manifestadas por la comunidad escolar es el uso de cooperativas escolares como negocio que beneficia los intereses económicos de unas pocas personas en perjuicio de la salud de los escolares. 

Dentro de las demandas de la población están que las autoridades visiten las escuelas y sancionen a los responsables de la venta de comida chatarra.

Katia García, coordinadora de Salud Alimentaria en el Poder del Consumidor, expuso que “se debe hacer cumplir la prohibición de la publicidad de alimentos y bebidas dentro de las escuelas, en cumplimiento con lo establecido en la Ley General de Salud del 2015 y garantizar el cumplimiento de lo establecido en el componente cuatro del programa de reforma educativa sobre la operación de la instalación y mantenimiento de bebederos escolares, para asegurar el acceso al agua potable gratuita y de calidad”.

El reporte menciona además que los escolares están expuestos constantemente a publicidad de alimentos y bebidas no saludables al interior y exterior de las escuelas pese a que desde 2015 la Ley General de Salud prohíbe este tipo de publicidad.

Las propuestas que plantean son atender la política de alimentación en entornos escolares y designar recursos económicos suficientes del erario para el presupuesto de la SEP para el sostenimiento de las escuelas primarias y para la implementación de los Lineamientos.

Además, evaluar, vigilar y sancionar el incumplimiento de los lineamientos en las escuelas primarias e involucrar a la Secretaría de Salud en la evaluación de los resultados e impactos a la salud.

Realizar campañas de capacitación y sensibilización permanentes en los que se incluyan talleres relacionados a la educación nutricional y de alimentación saludable, el derecho a la salud y el derecho a la alimentación.

Y finalmente establecer y promover un sistema de compras con pequeños productores locales que garanticen la disponibilidad de alimentos regionales y de temporada en las escuelas. 

[email protected]