Vehículos, testigos de la historia más sangrienta de Juárez

Con cientos de impactos de bala, 6 de cada 10 unidades en el corralón, estuvieron implicadas en ejecuciones y otros delitos

Miguel Vargas
El Diario de Juárez
lunes, 18 marzo 2019 | 06:00
Rey R. Jáuregui / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Con vidrios quebrados, decenas o hasta cientos de impactos de bala, oxidados, en el olvido… así están los 2 mil 200 vehículos involucrados en crímenes de alto impacto registrados en la frontera. Son testigos mudos de la historia sangrienta de la ciudad.

Las unidades estuvieron involucradas en hechos violentos como ejecuciones, traslados de cuerpos y robos y las autoridades ya han comenzado a destruirlas en las instalaciones del depósito de autos de la Fiscalía General del Estado (FGE) Zona Norte.


Escenario de brutales homicidios

Ese lote de unidades forma parte de un total de 4 mil vehículos que actualmente se encuentran en el corralón de la FGE, localizado en el kilómetro 22 de la carretera Juárez-Chihuahua. 

Al menos seis de cada 10 de esos autos y camionetas siniestrados fueron escenario de brutales homicidios que aún se recuerdan, aseguró el personal del lote fiscal.

Camionetas particulares y oficiales con más de 500 impactos de bala son el testimonio de la época más sangrienta que ha sufrido esta ciudad a partir del año 1997, de acuerdo con el modelo más antiguo del inventario preparado para “chatarrización”.

Algunos vehículos blindados cuyos vidrios protegieron vidas tendrán como fin el reciclaje debido a que formaron parte de carpetas de investigación y no pueden comercializarse, según se explicó.

El terreno del depósito de autos, que consta de unas cuatro hectáreas, ha recibido más de mil vehículos no reclamados a partir del 2015 y la mayoría de los autos destinados “para el kilo” son de eventos ocurridos entre el 2008 y el 2010, años en que Juárez se consideró la ciudad más violenta del mundo, aseguró el personal administrativo del lugar.

Ahí está la pick up Nissan Titán color blanco donde fue asesinado el comandante de la Policía municipal Alejandro Martínez Casas, de 32 años y su hijo Alejandro Martínez Cruz, de 8 años, en hechos ocurridos la noche del 18 de abril del 2008 a las 21:15 horas en el cruce de las calles Texcoco y República de Cuba.

La unidad, completamente acribillada, presenta óxido en los cientos de impactos en la puerta del conductor y la parte trasera de la cabina.

Con sendos impactos en parabrisas y medallón de balas de calibre .50 aún se puede observar el vehículo en el que se desplazaba el coordinador regional de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), Fernando Lozano Sandoval, cuando fue emboscado y resultó herido a las 20:40 horas del 21 de enero del 2008 en la avenida Paseo del Triunfo de la República, a la altura de la avenida Del Charro.

Además un camión de los conocidos como “burreras” destaca en el lote fiscal de la Fiscalía desde mayo del 2005. 

Ese vehículo fue usado para transportar en un tambo relleno de cemento el cadáver de la niña Airis Estrella Enríquez Pando, de siete años, quien fue violada y asesinada en esa fecha.

Una camioneta Ram blanca con múltiples orificios en sus costados, era la utilizada por los agentes de la Fiscalía de la Mujer Pedro Valadez Rodríguez, de 25 años y Héctor Manuel Montañés Ríos, de 45, quienes murieron asesinados el 27 de octubre del 2017. El vehículo aún forma parte de la investigación en ese depósito.

También hay patrullas con múltiples impactos que fueron blanco de ataques el año pasado a oficiales de la Comisión Estatal de Seguridad y Policía municipal.

Otros más son autos con reporte de robo que nunca fueron reclamados y que son tomados por una mano mecánica para apilarlos y posteriormente prensarlos, a pesar de encontrarse en buenas condiciones, como un auto Jaguar convertible que se observó aplanado.

Según se informó, el procedimiento inicia con hacer notificaciones por tres meses a quienes aparecen como dueños de estos muebles. Al no haber respuesta de reclamo se procede a su destrucción.

Con esta acción se pretende abrir espacio para futuros vehículos. 


Caso Lozano

En esta camioneta blindada se desplazaba el coordinador regional de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), Fernando Lozano Sandoval, cuando fue emboscado y resultó herido a las 20:40 horas del 21 de enero del 2008, en la avenida Paseo del Triunfo de la República, a la altura de la avenida Del Charro


Caso Aíris

Ese vehículo fue usado para transportar en un tambo relleno de cemento el cadáver de la niña Aíris Estrella Enríquez Pando, de siete años, quien fue violada y asesinada en el 2005